Videos difundidos a través de redes sociales y denuncias de actores políticos exhiben un viraje en Michoacán: ahora, la policía del Mando Único es usada como garrote en una entidad que sufre de violencia criminal: golpea lo mismo a pensionados que a estudiantes; o a maestros de la CNTE, quienes bloquearon ayer carreteras para exigir castigo a los ex funcionarios estatales que desviaron alrededor de 400 millones de pesos del Fondo de pensiones.

La agresión de los uniformados reavivó las críticas en contra del Gobierno de Silvano Aureoles Conejo, a quienes organizaciones han acusado de reprimir las protestas y detener arbitrariamente a manifestantes.

Ciudad de México, 8 de noviembre (SinEmbargo).– Una serie de videos difundidos en redes donde se observa a policías de Michoacán golpeando a maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quienes bloquearon ayer carreteras para exigir castigo a los ex funcionarios estatales que desviaron alrededor de 400 millones de pesos del Fondo de pensiones, reavivaron las críticas en contra del Gobierno de Silvano Aureoles Conejo.

No son los únicos videos, ni los únicos golpeados. En las muescas de la policía de Aureoles Cornejo, miembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y precandidato presidencial, hay estudiantes y pensionados también.

En las grabaciones se observa a la policía del Mando Único de Michoacán golpear con sus macanas a los docentes para subirlos a sus unidades. Incluso se ve a una policía golpeando la cara de una maestra y gritándole: “¡agáchate!, ¡agáchate!”, mientras se escuchan voces de mujeres, al parecer también maestras, pidiéndole que la deje.

De acuerdo con reportes de la prensa local, una reportera que filmaba con su celular la escena fue empujada por un elemento policial. “¡Soy reportera, baboso!”, le señaló la comunicadora de manera enérgica y el uniformado de inmediato se retiró de molestarla.

Los hechos provocaron severas críticas hacia el Gobernador y su policía. El dirigente estatal de Acción Nacional (PAN), José Manuel Hinojosa Pérez, exigió cesar a los elementos policiacos que actuaron con violencia en contra de los manifestantes y pidió al Gobierno de Aureoles retomar la gobernabilidad.

“La violencia nunca está justificada. Si bien es cierto que la manifestación de este martes nos afectó a todos los ciudadanos en gran medida por la parálisis a la que orillaron a la ciudad, la violencia no fue la solución correcta”, aseguró el panista.

Agresiones de policías, manifestaciones de la CNTE en Michoacán. Foto: Cuartoscuro.

Ayer, durante dos horas realizaron acciones de protesta al menos 23 puntos de la ciudad de Morelia. Foto: Cuartoscuro.

De acuerdo con reportes de la prensa local, una reportera que filmaba con su celular la escena fue empujada por un elemento policial. “¡Soy reportera, baboso!”, le señaló la comunicadora de manera enérgica y el uniformado de inmediato se retiró de molestarla. Foto: Cuartoscuro.

El líder del PAN hizo hincapié en que los asuntos internos del estado deben ser atendidos con política de altura, consciente y firme, que permitan desdoblar de manera correcta las acciones a emprender en temas como los referidos, pues de lo contrario, al no existir un procedimiento establecido, se da pié a conatos de violencia, represión y transgresión al derecho de libertad de expresión de los ciudadanos.

Hinojosa Pérez señaló que mantener la gobernabilidad de Michoacán es un tema preeminente, que no puede flaquear, por lo que es necesaria la plena coordinación de todas las dependencias, de manera prioritaria, aquellas que son las encargadas de garantizar la paz y el orden para los ciudadanos.

Tras las criticas por el desalojo violento de maestros, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán, a través del área de Asuntos Internos, informó que ya investiga la actuación de los elementos que participaron en el operativo implementado para liberar diversas vialidades.

“Por instrucciones del titular de la dependencia, Juan Bernardo Corona Martínez, la Unidad de Asuntos Internos revisa testimonios y videos que hacen referencia a supuestas violaciones al protocolo establecido para este tipo de intervenciones por parte de algunos elementos de la institución”, dijo en un comunicado.

Sin embargo, la policía de Michoacán insistió en que el operativo desplegado en la capital michoacana permitió liberar vialidades que habían sido bloqueadas por sindicalizados, afectando el libre tránsito de miles de personas, principalmente en los accesos y salidas de la ciudad.

EL USO DE LA FUERZA

El uso de la fuerza es una práctica recurrente de la policía de Michoacán. Apenas el pasado 14 de octubre, los uniformados reprimieron, golpearon y detuvieron a al menos 65 estudiantes de la  Escuela Normal Rural de Tiripetío.

En esa ocasión, una serie de videos y fotografías difundidas en redes sociales mostraron cómo los estudiantes fueron reprimidos con gases lacrimógenos y golpeados por los uniformados.

El pasado 10 de octubre, los integrantes del Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma (MCDL) realizaron una protesta pacífica en la ciudad de Morelia, para exigir la evaluación de los daños en las casas y escuelas ocasionados por las explosiones que la empresa PROACON-ALDESA ha realizado para la construcción de una vialidad.

Esa ocasión, al menos 80 elementos de la Unidad de Restablecimiento del Orden Público (UROP) llegaron a reprimir violentamente la manifestación, de acuerdo con denuncias de organizaciones.

Durante ese enfrentamiento, un grupo de sujetos vestidos de civiles sometió al activista Carlos Olivares Valencia, despojándolo de su teléfono celular y subiéndolo a una camioneta blanca sin placas. Dentro del vehículo, Carlos fue golpeado, insultado y amenazado.

Estas acciones violentas han desatado una serie de críticas por parte de políticos y organizaciones en contra del Gobierno del pederasta Silvano Aureoles.

Por ejemplo, el Frente por la Libertad de Expresión, conformado por Organizaciones No Gubernamentales internacionales y de México, exigieron al Gobierno de Michoacán el cese de las agresiones y de las detenciones arbitrarias en contra de las personas que se manifiestan en la entidad y a la Procuraduría General de Justicia del Estado que garantice investigaciones imparciales, así como la garantía a los derechos a la protesta social y a la libertad de expresión.

El Gobernador Silvano Aureoles, quien busca ser Presidente en 2018, ha dejado a la entidad sumida en la violencia. Los homicidios dolosos en los primeros ochos meses de este año y del mismo periodo de 2016 son los más altos de los últimos 20 años.

En este año, en promedio 100 personas fueron asesinadas cada mes, es decir alrededor de tres personas fueron privada de la vida al día de manera intencional en la entidad gobernada el perredista que busca convertirse en candidato a la Presidencia de la República.

Alcaldes, policías, mujeres y un periodista forman parte de este listado récord de asesinados en el estado.