La agenda de seguridad ha terminado por tensar la relación entre México y Estados Unidos. Después de que intentó ocultar el ofrecimiento hecho, en una llamada privada, por el Presidente Donald Trump de que tropas estadounidenses luchen contra el narcotráfico en el país, la Presidencia mexicana hizo público su rechazo a la propuesta. Sin embargo, especialistas consideran que el Gobierno federal ha presentado una actitud de concesión, más que de negociación. Mientras, los acercamientos para abordar los temas de seguridad entre ambas naciones ya se llevan a cabo. Hoy, el Secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray Caso visitó Washington para reunirse con los secretarios de Seguridad Nacional y de Estado del vecino país. ¿Qué negociará Videgaray?, preguntan los críticos.

Especialistas criticaron al Presidente Enrique Peña Nieto por mostrar una débil actitud frente a Trump. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 9 de febrero (SinEmbargo).- Las reuniones entre funcionarios de México y Estados Unidos han pasado de ser negociaciones a concesiones, criticaron diversos especialistas. Mientras que el Gobierno federal obvió ante la opinión pública que Estados Unidos sugirió la llegada de sus tropas al suelo mexicano, el Presidente Donald Trump es cada vez más enfático sobre los problemas que las drogas le causan a su país.

“La sola mención, independientemente del tono, implica una amenaza que debió ser reprobada en términos muy enérgicos por el Presidente [Peña Nieto]. La respuesta, de acuerdo a la información de Dolia Estévez y la propia afirmación de Trump a la cadena Fox, fue todo lo contrario. […]. Una reacción de mentira del Gobierno en su afán por controlar daños”, dijo el analista político Eduardo Huchim May.

El 1 de febrero, la periodista colaboradora de Forbes, Dolia Estévez, confirmó lo que hasta entonces era sólo una suposición, el interés de Estados Unidos por operar tropas en México.

La periodista sostuvo que el Presidente Donald Trump ofreció, en una llamada telefónica con su homólogo Enrique Peña Nieto, el envío de militares para luchar contra el narcotráfico. Una versión ratificada más tarde por la agencia de noticias internacional AP y por la cadena CNN.

El Vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez Hernández, negó ese día que durante la llamada, Trump hubiese hecho alguna amenaza.

Y aunque las agencias internacionales mencionadas coincidieron en que la propuesta fue en un tono “ligero”, las palabras de Trump fueron recibidas como una afrenta a la soberanía nacional.

Sánchez obvió el ofrecimiento hecho por la Casa Blanca. Y una semana después, el 6 de enero, diría que la Presidencia no grabó la llamada. Pero, 24 horas después fue el propio Trump quien corroboró, en una entrevista otorgada a la cadena Fox, su oferta previa de enviar tropas al vecino país del sur.

“Tenemos que hacer algo respecto a los cárteles. Hablé con él sobre eso. Quiero ayudarle con eso. Como es muy buen hombre y por ser alguien a quien respeto, yo preferiría que él respondiera eso. Pero yo te digo que ciertamente le ofrecí ayuda para derrotar a los cárteles de la droga”, contestó Trump ante la pregunta expresa del presentador Bill O’Reilly.

El último informe de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), “Estimación de la Amenaza Nacional de las Drogas 2016”, apuntó la presencia de cinco cárteles mexicanos en en el país vecino del norte: el Cártel de Juárez, el Cártel del Golfo, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa, Los Zetas y el Cártel de los Beltrán Leyva.

Trump agregó que Peña Nieto pareció, en la conversación telefónica, “muy dispuesto” a recibir esta ayuda.

¿Por qué el Presidente Enrique Peña Nieto no contestó como un representante de un país soberano?

“Creo que obedece a un Presidente débil, que sabe que tiene la valoración más baja de parte de la sociedad en la historia del país desde que se hacen estas valoraciones. No tiene el apoyo de la sociedad. Y sabe que es caracterizado como corrupto e inepto. Todo esto hace que la actitud del Gobierno sea de una pusilanimidad muy lamentable”, opinó Huchim.

Marco Arellano Toledo, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que al Gobierno federal le está costando trabajo entender cómo lidiar con Donald Trump.

“Lo que hemos visto en estas tres semanas es que el Presidente Trump tiene poco sentido de los canales diplomáticos y la institucionalidad, en lo que se refiere a una comunicación internacional. Estos protocolos saltados han puesto al Gobierno mexicano en una situación no antes vivida”, opinó.

El envío de tropas no es el único tema que la Presidencia de la República quiso negar.

En una carta de respuesta dirigida a la periodista Dolia Estévez, la Cancillería expuso que no existió el 31 de enero una reunión del Secretario Luis Videgaray Caso con altos mandos militares de los Estados Unidos en el municipio fronterizo con Guatemala, Tapachula.

No obstante, fuentes del Pentágono confirmaron a la periodista, y, en detalle, a la agencia internacional Reuters, que una delegación militar encabezada por Lori Robinson, jefa del Comando Norte estadounidense, y Kurt Tidd, jefe del Comando Sur, llegó a Tapachula.

Luis Videgaray Cazo, Secretario de Relaciones Exteriores, es el encargado de llevar los acercamientos con el nuevo Gobierno de los Estados Unidos. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

“Desgraciadamente quien debe revisar todos esos temas es el Senado de la República. El manejo que está haciendo México no debe ser confidencial porque es un asunto de orden interno. Es decir, todo lo que se hace en ese aspecto es policíaco, no de defensa nacional. Es de defensa nacional para Estados Unidos”, dijo el General Francisco Gallardo Rodríguez.

Las reuniones y conversaciones entre México y EU están lejos de ser pública. Este miércoles el Canciller mexicano, Luis Videgaray Caso, visitó Washington con el propósito de reunirse con el Secretario de Seguridad Interior y el Secretario de Estado de EU, John Kelly y Rex Tillerson.

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que las reuniones con ambos funcionarios tendrían como prioridad abordar temas que interesan al Presidente Peña: migración, protección a mexicanos en Estados Unidos, seguridad, infraestructura, así como esquemas de cooperación.

La mirada de Estados Unidos de cara a esta reunión era distinta. El martes John Kelly afirmó que veían en México un aliado para luchar contra el narcotráfico como lo fue en su momento Colombia.

“Creo que un gran aliado puede ser México, por ejemplo, si le ayudamos a ir contra los cultivos de amapola, si les ayudamos a ir contra los laboratorios de producción y si les ayudamos a ir contra la heroína y las metanfetaminas mientras se mueven antes de llegar a la frontera”, dijo Kelly durante una comparecencia ante un comité del Congreso estadounidense.

Esta situación ha disparado las alertas sobre la reunión que Kelly sostendrá con Videgaray.

Gallardo criticó la subordinación del Ejército a los intereses de los Estados Unidos. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

“Han elegido para llevar a cabo estas negociaciones a Videgaray por la buena relación que tiene con Donald Trump. De esta forma se vuelve unan especie de supersecretario porque centraliza varios temas por tratar”, dijo el profesor Ernesto Carmona Gómez, del Centro Universitario Incarnate Word.

Para el General Gallardo el Secretario de Relaciones Exteriores no tiene la capacidad para atender temas de seguridad.

“Ojalá fuera [a Washington] a negociar. Pero es un sometimiento. Aquí lo que estamos viendo es que se está debatiendo un asunto de seguridad que está relacionado con aspectos hacendarios y de lucha contra el narcotráfico. Lo riesgoso es que se pueda comprometer la soberanía mexicana y someter a las Fuerzas Armadas a los intereses de los Estados Unidos”, detalló.

Este martes, el Secretario de la Defensa de Estados Unidos, James N. Mattis, sostuvo una conferencia telefónica con su homólogo en México, Salvador Cienfuegos Zepeda, y el titular de la Secretaría de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz.

Gallardo criticó que México carezca de un sólo representante de las Fuerzas Armadas, las cuales deberían estar dirigidas por un civil, apuntó, ya que los castrenses carecen de formación política.

“Debe haber un sólo representante para que se impida el sometimiento del Ejército. Pero en México, las fuerzas están divididas por la Iniciativa Mérida. Para los Estados Unidos los de la marina son los mejores”, añadió Gallardo.

El Secretario John Kelly, además acordó con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, una visita a la Ciudad de México, próximamente.

El profesor Carmona Gómez apuntó que para México la mirada de Estados Unidos es un factor de política interior y no exterior.