Juan Manuel Gómez Robledo en su intervención. Foto: Especial.

Juan Manuel Gómez Robledo en su intervención. Foto: Especial.

Viena/Ciudad de México, 9 de marzo (EFE/Notimex/SinEmbargo).- El Gobierno de México dijo hoy en una reunión de las Naciones Unidas (ONU) en Viena que la lucha internacional contra el tráfico de drogas ha fracasado, y pidió abrir un debate sin prejuicios ni condiciones previas sobre las políticas de drogas.

“La actual estrategia no ha dado, por decir lo menos, los resultados esperados a nivel global”, afirmó el Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de México, Juan Manuel Gómez Robledo, ante el pleno de la Comisión de Narcóticos de la ONU en Viena. “Esta evaluación que hicimos está respaldada por datos”.

En tanto, en México, el Subprocurador General del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Kenneth Blanco, reveló que las organizaciones criminales lavan aproximadamente 29 mil millones de dólares cada año entre México y su país.

“Se estima que entre nuestros países, las organizaciones criminales lavan aproximadamente 29 mil millones de dólares cada año. Esta cifra nos deja claro que el problema no es sólo mexicano ni estadounidense, sino bilateral que impacta a las economías de ambos países y al mundo entero”, dijo al inaugurar el programa de capacitación de Juicios Orales.

Acompañado por el titular de la Procuraduría Fiscal de la Federación (PFF) de México Javier Laynez, expresó que dicha situación impacta a las economías de ambas países y al mundo entero, y al ser un problema compartido, también se tienen que compartir las soluciones.

En Viena, al mismo tiempo, el Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos recordó que, según las mismas Naciones Unidas, en 2012 los consumidores de drogas ascendían a unos 250 millones de personas, cuando en 2005 eran menos de 200 millones.

“Ante esta realidad debemos preguntarnos cómo podemos articular la cooperación internacional para tener mejores resultados”, destacó.

Para ello, declaró, es “indispensable asegurar un debate amplio, abierto, sin preconcepciones, sin precondiciones, sin prejuicios, absolutamente incluyente, que tenga en cuenta todas las experiencias y todas las voces”.

“No podemos repetir acciones del pasado y esperar resultados diferentes”, destacó Gómez Robledo, para agregar que hay que “construir consensos globales” que permitan “ser más efectivos, y acaso más humanos, frente al fenómeno que enfrentamos”.

“Debemos buscar opciones que no criminalicen a las víctimas directas o indirectas”, agregó.

“Las políticas (internacionales) han privilegiado el aspecto de la seguridad, concentrándonos principalmente en el control de la oferta, lo que ha causado daños superiores al problema mismo”, opinó.

“Debemos atender y prevenir el daño social que limita las oportunidades de desarrollo a millones de personas en todo el mundo”, concluyó el responsable mexicano.

La Comisión de Narcóticos es el órgano de Naciones Unidas encargado de deliberar sobre las políticas internacionales de drogas y su actual reunión se prolongará hasta el próximo 17 de marzo.