Hanoi, 9 jun (EFE).- Vietnam acusó hoy a China de causar daños en uno barco vietnamita de exploración sismológica en el Mar de la China Meridional, el segundo incidente de este tipo en pocas semanas, que ha aumentado la guerra de declaraciones entre Hanoi y Pekín.

La Ministro de Asuntos Exteriores vietnamita, Nguyen Phuong Nga, dijo en rueda de prensa que el incidente ocurrió cuando un pesquero chino se abalanzó sobre los cables de sondeo de un buque de Petro Vietnam y los cortó.

Según Nga, los hechos tuvieron lugar “bien adentro” de la zona marítima de exclusividad económica de Vietnam, en la que además acudieron dos barcos de la marina china.

“Vietnam protesta enérgicamente ante este acto de China y pide a China que detenga este tipo de acciones”, dijo Nga, según la cual, China debería compensar a Petro Vietnam por los daños.

La ministra también acusó a Pekín de violar “el espíritu y el contenido” de la declaración firmada en 2002 entre las naciones del Sudeste de Asia y China sobre la resolución de las disputas territoriales en el Mar de la China Meridional.

A finales de mayo otro buque chino cortó en la misma zona los cables de exploración de otro barco de Petro Vietnam, incidente que provocó que Hanoi acusara a China de violar su integridad territorial cerca de las islas Spratly, bajo cuyas aguas se hallan depósitos de petróleo y gas natural.

Después de aquel incidente, Pekín argumentó que esa expedición era ilegal e instó a Vietnam a “dejar de causar problemas”.

El primer ministro vietnamita, Nguyen Tan Dung, dijo hoy que la soberanía de Vietnam sobre las islas Paracel y Spratly es “incontestable”, en su primer pronunciamiento desde la reapertura del conflicto

“Continuaremos cumpliendo nuestro deber de defender la soberanía vietnamita en todas las islas y zonas marítimas del territorio nacional”, añadió Dung.

Cientos de vietnamitas se manifestaron el domingo delante de la Embajada de China en Hanoi para protestar por la actitud de China respecto a las Spratly, que también se disputan Brunei, Filipinas, Malasia y Taiwán.

Ese mismo día, el ministro de Defensa chino, general Liang Guanglie, subrayó desde Singapur que su país no es una amenaza para la paz y la seguridad en Asia y jamás buscará imponer por las armas su política exterior, incluida la soberanía sobre el grupo de islas.