Bruselas, 9 jun (EFE).- El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, y el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, han reclamado hoy una mayor implicación de los aliados en la misión en Libia, aunque no han podido obtener un compromiso de los ministros de Defensa de estos países.

Rasumussen dijo que “es esencial” el envío de más medios o que algunos países permitan un uso “más flexible” de los ya enviados, según dijo en una rueda de prensa al final de la reunión de ministros de Defensa de la Alianza Atlántica, en Bruselas.

El secretario general aseguró que “todos los aliados han escuchado” la petición, aunque la respuesta de los ministros ha sido que “necesitan estudiar” la propuesta de una mayor implicación en Libia y consultarla con sus respectivos parlamentos.

“No esperaba compromisos claros en esta reunión ministerial”, ha indicado Rasmussen, quien dijo que “ahora toca a cada estado individualmente tomar la decisión”.

Por su parte, el jefe del Pentágono también ha insistido hoy en que algunos países se impliquen en las operaciones y otros ya presentes lo hagan de forma más intensa.

“Pedí a diversos aliados que contribuyan más”, ha declarado, en referencia a las peticiones norteamericanas a países como España, que, si bien participan en la misión militar en el país africano, no toman parte en la ofensiva de bombardeos aéreos contra objetivos del régimen libio.

Durante el debate de ayer Gates pidió expresamente a España, Holanda y Turquía que sus unidades participen en bombardeos, y a Alemania y Polonia que se unan a la misión, según indicaron fuentes diplomáticas.

El jefe del Pentágono ha señalado en una comparecencia ante los medios que es momento de “compartir el peso” de todas las operaciones entre todos los aliados, incluyendo los bombardeos.

La ministra española de Defensa, Carme Chacón, se ha negado hoy a una participación más profunda de las fuerzas españolas en Libia -una fragata, un submarino y varios aviones, entre ellos cuatro cazabombarderos F-18-, que de momento sólo llevan a cabo tareas de reconocimiento, apoyo y patrulla.

Las unidades que aporta España “están siendo fundamentales para la consecución de los objetivos militares” de la OTAN, afirmó Chacón.

Sin embargo, la ministra sí pedirá permiso al Congreso para ampliar noventa días más la operación, tal y como acordaron ayer los responsables de Defensa de la OTAN, aunque reservando a las tropas españolas el mismo papel que han desempeñado hasta el momento.

Tanto Gates como Rasmussen han recordado, además, que los aliados continuarán los ataques en Libia “mientras sea necesario”.

Rasmussen ha afirmado que el régimen del presidente libio, Muamar el Gadafi, “aún constituye una amenaza para la población civil” del país norteafricano, razón por la cual la Alianza Atlántica ha decidido ampliar el periodo de las operaciones.