Ginebra, 9 jun (EFE).- La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, elogió la promulgación hoy en México de la reforma constitucional en materia de derechos humanos y subrayó que dicha reforma sienta las bases en el país para una mayor protección de los derechos humanos reconocidos internacionalmente.

La reforma promulgada hoy por el presidente Felipe Calderón eleva a rango constitucional todos los derechos humanos garantizados en los tratados internacionales ratificados por el Estado Mexicano, y para ello han sido modificados once artículos de la constitución.

“La reforma es un hito resultado de años de arduo trabajo y discusiones entre diferentes sectores de la sociedad, incluyendo miembros de la Cámara de Diputados, del Senado de la República, académicos y sociedad civil,” dijo Pillay.

“Esta reforma positiva y palpable debe llevar a México a reconocer e implementar de manera mejor y más clara los derechos humanos contenidos en su constitución y en los tratados internacionales”, agregó.

La alta comisionada señaló que “la reforma debe reforzar la universalidad, la indivisibilidad y la interdependencia de todos los derechos humanos y debe ayudar al país a afrontar los retos actuales en derechos humanos “.

Pillay también hizo mención que la reforma establece claros parámetros de respeto a los derechos humanos durante los regímenes de excepción.

Y subrayó el fortalecimiento de las instituciones nacionales de protección de los derechos humanos y las provisiones en materias relativas a la educación y el sistema penitenciario.

“Durante mi visita a México en julio próximo, podré dialogar más sobre la reforma y darle relevancia a los temas de derechos humanos que resultan más urgentes para la ciudadanía”, señaló.