México, 9 Jun. (Notimex).- El secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, llamó a las naciones a colocar como prioridad el tema del VIH-Sida, así como a darle un enfoque de equidad de género a los programas y estrategias que apliquen contra la epidemia.

En la plenaria “¿Qué se puede hacer para llegar a cero infecciones?” durante el inicio de los trabajos de la Reunión de Alto Nivel para la revisión de los avances de la Declaración de Compromisos sobre VIH que se realiza en Nueva York, consideró indispensable que los programas de cada país se fundamenten en el marco de los derechos humanos.

Córdova Villalobos hizo énfasis en la necesidad de que los mecanismos puestos en marcha por los países contra la enfermedad tengan enfoque de equidad de género, a fin de consolidar la respuesta libre de estigma, discriminación, homofobia o transfobia.

En la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el funcionario puntualizó que el objetivo es mejorar y hacer más efectiva la respuesta ante la epidemia del VIH-Sida.

“Es indispensable que todos los países cuenten con mecanismos sustentables para ofrecer tratamientos antirretrovirales a todas las personas que tengan indicación médica, que sean oportunos, sostenibles y sin costo alguno para ello”, indicó el secretario de Salud.

Dio a conocer que el número de casos nuevos en América disminuyó 20 por ciento durante la última década y que la región es la de mayor porcentaje de cobertura, con 51 por ciento.

Planteó que, no obstante, se requiere trabajar para reducir costos y el precio de compra del tratamiento antirretroviral en los países de ingreso bajo y medio.

También es necesario, dijo, sumar esfuerzos y establecer alianzas regionales entre gobiernos y la sociedad civil organizada, personas que viven con VIH, la academia, la comunidad científica y las Naciones Unidas, para responder de forma articulada a la epidemia y cumplir las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

“Es momento de reafirmar nuestra obligación de contar con respuesta multisectorial, enérgica, eficaz y sostenible para las siguientes décadas”, insistió.

En la sala de la Asamblea General, el titular de la Secretaría de Salud (SSA) llamó a los países a redoblar esfuerzos para incrementar la prevención y promoción de la salud de forma localizada y focalizada en los grupos de más riesgo y vulnerabilidad al VIH, sin descuidar las actividades hacia la población general.

Subrayó que también es altamente importante dar la mayor atención a las necesidades de los hombres que tienen sexo con hombres, los trabajadores sexuales, usuarios de drogas inyectables, transexuales y transgénero, sobre todo los más jóvenes de esos grupos, al ser los más vulnerables.

“Se debe enfocar la atención en jóvenes, mujeres en situación de vulnerabilidad, personas privadas de su libertad y poblaciones móviles, quienes se encuentran en contextos de mayor riesgo a la infección por VIH”, añadió.

Mencionó que es indispensable que todos los gobiernos se convenzan de la importancia de promover servicios de salud amigables, así como de educación sexual integral, como pilares de la prevención.

El funcionario dejó claro que este no es momento de la autocomplacencia o la censura, sino de confrontar enérgicamente al SIDA, cada quien desde su ámbito de competencia.

En la plenaria también participaron el ministro de Relaciones Institucionales de Brasil, Alexandre Padilha; la administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark, y el representante de Jamaica, Jaevion Nelson.