Hermosillo, 9 Jun. (Notimex).- El 80 por ciento del agostadero de Sonora, donde se desarrolla la ganadería extensiva, tiene serios problemas de sequía, y como consecuencia de la falta de lluvias y pasto han muerto unas 13 mil cabezas de ganado.

El delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en la entidad, Fernando Miranda Blanco, expuso que el agostadero está conformado por 15 millones de hectáreas y 12 millones tienen problemas de sequía.

En conferencia de prensa, explicó que en condiciones normales el promedio de muertes de ganado oscilan entre el 2 y 3 por ciento del hato ganadero, conformado por 1.5 millones de animales, pero las bajas ya suman alrededor del seis por ciento.

El principal problema es la falta de agua y forraje en el agostadero. Las regiones más castigadas por la escasez de lluvias son los municipios serranos de Alamos, Quiriego y Rosario Tesopaco, que concentran el mayor número de pequeños ganaderos.

Asimismo, padecen el fenómeno la parte alta de la sierra de Sonora, así como las regiones costeras de los municipios de Hermosillo y Caborca, además de otras regiones del noroeste de la entidad, expuso.

Planteó que en Sonora hay unos 35 mil productores de ganado bovino en forma extensiva y en los siete años recientes han trabajado en condiciones de sequía y han salido adelante, sin embargo los últimos dos años el problema se ha acentuado.

Miranda Blanco refirió que los gobiernos federal y estatal han canalizado unos 170 millones de pesos en apoyos de diversos tipos, para que el sector ganadero de Sonora supere la sequía que le afecta y que se agravó con las heladas de febrero pasado.