El día sábado pasado, el virtual ganador de la Presidencia de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que está dispuesto a abrir un “nuevo debate” sobre la guerra contra el narcotráfico durante una entrevista en el programa de CNN “Fareed Zakaria GPS”,  en el que también habló de inmigración y otros temas. Este lunes, Peña ha sido blanco de críticas, pues se especula que sus respuestas las lee o le son dictadas y cambia su ritmo normal de voz. No obstante, en el video original de CNN, se puede escuchar a un traductor, y puede que esa sea la causa del desconcierto del priista.

Durante la entrevista el mexiquense se queda callado en algunos momentos, en otros acelera su respuesta, también mantiene la vista fija y forzada. En el video se puede apreciar a Peña que mueve la cabeza de un lado a otro en forma de desaprobación.

Aquí, el video original:

Las grabaciones han comenzado a circular en las redes sociales de forma masiva.

“Creo que debemos abrir un nuevo debate sobre cómo debemos llevar a cabo la guerra contra el tráfico de drogas”, señaló Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que, según los datos finales del cómputo oficial difundidos el viernes, ganó los comicios presidenciales del pasado domingo en México con el 38.21 % de los votos.

“Personalmente no estoy a favor de legalizar las drogas, no me convence como argumento”, agregó al abogar por una revisión del tema, en la que Estados Unidos juega un papel fundamental.

Peña Nieto indicó que aplicará medidas “muy pronto” para mejorar la coordinación entre los cuerpos de seguridad del Estado, ya que la estrategia seguida hasta ahora “no ha tenido los resultados deseados”, dijo.

“Lo que buscamos con esta nueva estrategia es un ajuste de lo que se ha hecho hasta ahora. No es un cambio radical”, señaló en la entrevista en la que explicó que el objetivo es “ampliar la cobertura” con el fin último de reducir la violencia en el país.

En materia migratoria, Peña Nieto se mostró en contra de las leyes que están poniendo en práctica algunos estados del sur de Estados Unidos como Arizona, que consideró “discriminatorias”.

“Claramente me parece que son leyes discriminatorias que no reconocen la contribución y el debate de millones de inmigrantes, particularmente de mi país, que hacen una gran contribución al desarrollo económico de Estados Unidos”, dijo.

Por otra parte, reconoció que México tiene que realizar reformas estructurales, energéticas, fiscales y laborales para generar oportunidades en el propio país y “que emigrar sea una decisión y no una necesidad para los mexicanos”.

En este sentido afirmó que espera poder llevar a cabo una reforma fiscal que permita una imposición justa de impuestos, simplificar el código fiscal y ampliar la base impositiva para fortalecer las finanzas del país.