Considerado el segundo mejor futbolista de México, después de Hugo Sánchez, Rafael Márquez Álvarez apareció en una lista de prestanombres de grupos de narcotraficantes, de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Al medio campista, el dinero no sólo le ha llegado por su destacado trabajo en las canchas; sino a través de la Fundación Futbol y Corazón A.C. que sólo durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto ha recibido 77 millones de pesos en donativos, parte de ellos provenientes de la Sedesol. La fundación arrastró un adeudo hasta 2015 por una multa no pagada al SAT; pero la Secretaría de Hacienda, en ese año a cargo de Luis Videgaray Caso, se la perdonó.

Por: Daniela Barragán y Linaloe R. Flores

Ciudad de México, 9 de agosto (SinEmbargo).– En 2015, el Gobierno de Enrique Peña Nieto otorgó perdones fiscales que beneficiaron a un puñado, apenas el 0.3 por ciento por ciento del total de contribuyentes del país. A algunos les redujo el pago de impuestos; a otros, de plano les condonó las deudas. Así, resultaron beneficiadas grandes empresas como Casas Geo y Volkswagen, un socio del empresario chino Zhenli Ye Gon, Elba Esther Gordillo y el futbolista Rafael Márquez Álvarez quien ahora está incluido en la lista de individuos que actúan como prestanombres de grupos de narcotraficantes, según la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés).

Rafael Márquez está considerado como el segundo mejor jugador de la historia del futbol nacional, después de Hugo Sánchez, según analistas. Es capitán de la Selección Nacional. Cuando jugaba en el equipo español Fútbol Club Barcelona llegó a ganar 6.5 millones de dólares al año con lo que se convirtió en uno de los jugadores mexicanos mejor pagados en el extranjero. En ese momento, su salario semanal equivalía a 135 mil dólares.

El dinero que fluye hacia su nombre no sólo es por su trabajo en las canchas. En 2005, Rafael Márquez creó la Fundación Futbol y Corazón A.C que durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto ha recibido 77 millones 351 mil 130 pesos de donativos que han llegado tanto de México como del extranjero, de acuerdo con el Reporte de Donatarias Autorizadas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Año con año, la cifra ha crecido de manera exponencial. Así, el monto de 2016 es casi el doble de lo que recibió en 2013, el primer año de Gobierno peñanietista.

Pese al flujo de caja de la fundación de Rafa Márquez, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) le condonó un adeudo de más de cien mil pesos por una multa no pagada y que fue arrastrada hasta 2015.

Las buenas relaciones de Márquez con los Gobiernos mexicanos han sido expuestas y manifiestas casi siempre a través de esta fundación altruista. Comunicados del Gobierno federal y del Gobierno del Estado de Jalisco indican que la “Fundación Rafa Márquez Futbol y Corazón” ha recibido alrededor de ocho millones de pesos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), tanto en el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa como en el de Peña Nieto. Esta dependencia se encarga del combate a la pobreza y del otorgamiento de “becas” para las personas más desprotegidas.

En 2011, el último año calderonista, la Sedesol envió un boletín fechado en Downey, California en el que el entonces Secretario, Heriberto Félix Guerra, expuso: “En México estamos orgullosos de Rafa Márquez, por su apoyo a niños y jóvenes”. Así, entre porras para Márquez anunció que la dependencia aporotaría un peso por cada uno que recaudar la Fundación Rafa Márquez.

En julio de 2014, la Sedesol le hizo entrega en un acto público un donativo por dos millones 900 mil pesos. El evento lo presidieron el entonces Subsecretario de Desarrollo social y Humano de Sedesol, Ernesto Javier Nemer Álvarez, y el Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval.

El titular de Hacienda, José Antonio Meade, y la leyenda mexicana del futbol, Rafael Márquez. Foto: Cuartoscuro

El objetivo social de esta fundación –cuya primera piedra se puso en 2005- es justo lo que ahora se le señala al medio campista: el combate a la delincuencia relacionada con el narcotráfico. Su página web indica que busca “promover el desarrollo integral de niñas y niños de 3 a 16 años en distintas comunidades marginadas del país, con la finalidad de ayudar a mejorar su calidad de vida, promoviendo la igualdad de oportunidades y la disminución de vicios sociales como el alcoholismo, drogadicción, prostitución infantil y abusos”. La fundación tiene tres centros infantiles, uno en Tonalá, Jalisco; en el Salto Jalisco y en Zamora, Michoacán.

El último informe anual que presenta Fútbol y Corazón en formato digital es la que corresponde al año 2014. En este, reporta ingresos totales por 21 millones 899 mil 510 pesos, de los cuales, 19.4 millones fueron donativos en efectivo. De acuerdo con este mismo documento, durante ese año los egresos fueron de 21 millones 94 mil 198 pesos, lo que dejó un remanente de 805 mil 312 pesos.