De acuerdo con información publicada por diarios locales, el reporte del Servicio Médico Forense arrojó que la mujer, asesinada el sábado 4 de agosto, presentó lesiones en diversas partes del cuerpo, las cuales fueron causadas por su agresor cuando trató de defenderse.

Ciudad de México, 9 de agosto (SinEmbargo).- En las manos de Karen Estrada Ávila, anestesióloga de 32 años, se hallaron rastros de piel de su presunto asesino, con quien pudo forcejear durante el ataque que sufrió al interior del hospital Christus Muguerza, donde ella trabajaba, reportó El Heraldo de Chihuahua.

De acuerdo con información publicada por el periódico, el reporte del Servicio Médico Forense (Semefo) arrojó que la mujer presentó lesiones en diversas partes del cuerpo, las cuales fueron causadas por su agresor cuando trató de defenderse.

Asimismo, señaló que el presunto criminal sorprendió a Estrada Ávila y la siguió hasta el baño de mujeres del nosocomio, donde fue localizada sin vida la mañana del domingo pasado.

El Heraldo de Chihuahua indicó que el personal del turno nocturno del hospital ya fue citado a declarar sobre este caso ante la Fiscalía Especializada de la Mujer, a fin de determinar cuántas personas ingresaron al lugar momentos previos y durante el crimen.

Karen Estrada Ávila, anestesióloga de 32 años, fue asesinada en el interior del hospital Christus Muguerza, donde ella laboraba, confirmó la Fiscalía de Chihuahua.

Yessica Rentería, vocera de la Fiscalía Especializada de la Mujer de Chihuahua confirmó en entrevista con SinEmbargo que el cuerpo de Estrada Ávila, que estaba embarazada, fue localizado la mañana del domingo en el interior del hospital, ubicado en la zona centro de la capital de aquel estado.

De acuerdo a información que trascendió de amigos y familiares, la joven tenía ocho meses de embarazo.

“Ella era muy querida entre sus compañeros. Era una joven de mente abierta, quería ponerse un tatuaje porque creía más en el profesionalismo de las personas que en la apariencia”, comentó un amigo de la víctima quien prefirió omitir su nombre.

El asesinato no trascendió desde el fin de semana porque no se reportó como tal, pues se creía que había fallecido por alguna enfermedad o algún infarto ya que a simple vista no se apreciaban huellas de violencia, dijo la Fiscalía. Sin embargo, la joven sí presentaba un golpe en la cabeza y en la nariz.

La portavoz de la Fiscalía de Feminicidios explicó que la necropsia reveló que la causa de muerte fue asfixia por estrangulamiento.

“Tenemos una investigación en curso para determinar las circunstancias en que se presentó este hecho”, respondió la funcionaria.