¿Y si acaso Meade..?
Tras la denuncia del ex Secretario de Hacienda y Crédito Publico (SHCP), Luis Videgaray, el nuevo titular de la dependencia, José Antonio Meade ha tomado posesión del cargo, comenzando a cumplir sus tareas correspondientes lo más pronto posible en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “Meade, […] comenzó su encomienda con agenda llena. Se reunió con colaboradores, diseñó planes, respondió a los cuestionamientos periodísticos y entregó el paquete económico para 2017 a los diputados. Sobre éste dijo que está ‘a la altura del momento que vive el país’. Va con ajuste a la baja. Será de 4.3 billones de pesos y se prevé un recorte por 239 mil millones de pesos. Reduce el gasto e incluye propuestas para simplificar el pago de impuestos a las pequeñas empresas. En resumen, no hay más impuestos, pero no habrá más lana. Es el principio de una reingeniería en la administración de Enrique Peña Nieto. Y va tan bien que hasta los legisladores garantizan un buen manejo de la economía con Meade. Eso es confianza”.

Coincide en El Universal, su Editorial abordando el tema del recorte al gasto público y menciona que la llegada de Meade “vino casi aparejada con el anuncio de un nuevo recorte al gasto público, esta vez para el presupuesto que en próximas fechas aprobará el Congreso para el año 2017. No son buenas noticias sin duda. Tampoco es una decisión caprichosa o una ocurrencia. El obierno se quita recursos porque no será capaz de generar su clientes ingresos para el próximo año y porque en periodos más recientes se ha recurrido al déficit y a deuda para poder pagar las cuentas, cuando había la esperanza de que las reformas estructurales generarían riqueza en el corto plazo.[…] Pero, ¿qué tan importante es el recorte si el Secretario de Hacienda Meade asegura que éste no se realizará en zonas sensibles como programas sociales o infraestructura? Aun si los únicos afectados son las o oficinas de gobierno, debe considerarse el efecto que esa falta de recursos tiene en el entorno. El presupuesto de México durante este 2016 es de 4.7 billones de pesos. Es un número difícil de dimensionar. La forma más sencilla de comprenderlo es dividir ese dinero entre el total de mexicanos. Nos tocaría de a 39 mil pesos por persona. En realidad ese dinero no llega proporcionalmente a todos, ni siquiera en forma de servicios públicos,[…] El anuncio del recorte tendría que dar pie a un presupuesto 2017 con ese componente de inteligencia que en años pasados no se ha dado a conocer.

Por su parte en el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, retoma las diferencias que existen entre los funcionarios del gabinete presidencial y menciona que “anteayer, como tantos otros colegas, leímos en la renuncia de Luis Videgaray una suerte de voto de Enrique Peña Nieto en favor de Miguel Ángel Osorio Chong en sus cálculos sucesorios. Durante estos cuatro años de gobierno, para nadie fue un secreto que la rivalidad entre el Secretario de Hacienda y el de Gobernación tenía como telón de fondo no sólo la influencia en la toma de decisiones de EPN y el control del mayor número de activos políticos en los Poderes de la Unión, y en las gubernaturas, y hasta en la oposición. Durante ese lapso, Videgaray, cual ajedrecista, fue ganando casi todas las batallas. […] Para 2018, más importante que el capital político, económico y partidista será el capital moral. Vuelvo a pensar lo mismo. A pesar de que en las últimas dos encuestas Osorio no apareció tan lejos de AMLO y Margarita, su partido tendrá un escenario difícil para la elección presidencial. La marca PRI está dañadísima y los electores están sedientos de opciones que les recuerden que su voto sí puede marcar una diferencia. […] Los priistas han comenzado a ponerse las pilas pensando en lo que sucederá en 2018. Si bien las encuestas marcan como el mejor posicionado de su partido a Osorio, habrá que seguir de cerca a Meade. Porque, sin segunda vuelta, a ningún partido le alcanzará para ir solo y garantizar una victoria electoral. Al PRI le conviene más un candidato capaz de tender puentes y con buena interlocución que cerrar filas contra quien apenas puede lograr entre un 23 y un 26% de votos, si bien le va. En Los Pinos, tal vez, estarán pensando en ello, quiero suponer.”

Al parecer la renuncia del ex Secretario de hacienda alegró al mandatario estadounidense, el periodista José Cárdenas, escribe en El Universal, que: “Donald Trump festeja como un triunfo la renuncia de Luis Videgaray, artífice de la visita a Los Pinos; el candidato republicano presume haber quebrado al gabinete de Enrique Peña Nieto. ‘Trompadas’ aparte, el Presidente sufrirá la gran ausencia de Videgaray […] Es cierto. Luis tenía la penúltima palabra como mandamás de facto, consejero, con dente, brazo derecho y sombra detrás de las grandes decisiones presidenciales; nadie más en el gabinete podrá reemplazar tanto poder e influencia dada la estrecha cercanía con el Presidente. Ahí es precisamente donde surge la primera incógnita. ¿Será capaz Peña Nieto de gobernar sin el amigo a quien más con anza le tiene?. La segunda duda es el nombramiento de Luis Enrique Miranda como Secretario de Desarrollo Social, dependencia clave para administrar mejor la pobreza… y promover el voto en plena efervescencia electoral. Por cierto, trascendió que la mañana del miércoles, antes de los cambios, Peña Nieto invitó a Manlio Fabio Beltrones para encargarse de la Sedesol y poder colocar a José Antonio Meade en el hueco que dejó Videgaray con su renuncia […] La única certeza es la atinada designación del nuevo Secretario Meade, quien no la tiene fácil después de Videgaray. El nuevo jefe de las finanzas nacionales genera consensos; empresarios, analistas y observadores nacionales y extranjeros ven ‘oportuna’ la designación del hombre ideal para reorganizar el erario público y enfrentar un panorama económico adverso”.

El diplomático y analista Jorge G. Castañeda, expresa En Milenio, que: “con los cambios de esta semana, en un pequeño pero decisivo segmento del gabinete presidencial, Enrique Peña Nieto se queda con pocas cartas para la selección del candidato del PRI a la presidencia. Más aún: se queda con una sola, si no cambia de baraja. Se llama Osorio Chong, que la ha jugado con habilidad y audacia. Nada está escrito, pero por eliminación o descarte, el Secretario de Gobernación se ha transformado en el único candidato viable en este momento. Como, además, ya había despuntado en las encuestas desde antes, y EPN dispone de poco tiempo para inventar a alguien nuevo […] Desde 1988 el país vive en medio de dos curvas que se mueven en dirección opuesta. La primera es la curva ascendente de apertura al mundo y la creciente sensibilidad de la economía, la sociedad, el sistema político y hasta la coyuntura política ante lo que acontece fuera de nuestras fronteras. La segunda es la curva descendente del “mundo” […] La mejor prueba es el escándalo Trump/Peña/Videgaray: un factor externo trastoca la sucesión presidencial y la (im)popularidad del Presidente. Sucedió antes: en 1981 López Portillo perdió a Díaz Serrano, como posible candidato a sucederlo, gracias a la caída del precio del petróleo y a sus propios errores al reaccionar ante ella. Pero era otro mundo, y otro México. El dilema de 2018 es que la curva descendente sigue cuesta abajo, y la incidencia de los factores externos sigue creciendo. Para 2018 México será uno de los países más sensibles al resto del mundo… en el mundo.[…] Y, sobre todo, para conducir al país en un mundo cada día más convulso, con cada vez más incidencia en México, y para el cual estamos cada día menos preparados”.

ONU, Aristegui y MVS
Recordando un poco la polémica que se desato hace un año con el caso Aristegui luego de haber sido despedida de Noticias MVS, presuntamente por su investigación sobre la “casa blanca” presidencial en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, se aseguro que: “un grupo de trabajo de la ONU sobre empresas y derechos humanos, que estuvo en México entre el 26 de agosto y 7 de septiembre, determinó que hubo graves violaciones en el caso de Carmen Aristegui por parte de MVS, que la despidió en marzo de 2015. En el dictamen se determinó que la compañía creó “condiciones” laborales en las que la conductora no podía seguir desempeñando su tarea como periodista. Sin embargo, nos dicen en la radiodifusora que el grupo de la ONU rompió el principio de imparcialidad, pues los representantes de MVS nunca fueron consultados sobre el expediente Aristegui y que nunca tomaron en cuenta su versión. Durante la estancia de la representación de la ONU, encabezada por Pavel Sulyandziga, jamás solicitaron una entrevista con la empresa. Nos comentan que las cabezas de MVS, quienes han emprendido acciones legales contra doña Carmen por daño moral, ven en este grupo de trabajo una acción de causa y muy poco seria. ¿Habrá respuesta del activista Sulyandziga?, se preguntan en la radiodifusora”.

Sin Embargo no todo esta a favor de la periodista Carmen Aristegui ya que hoy en Milenio, el periodista Ricardo Alemán, escribe que: “—poco después del supuesto reportaje de Carmen Aristegui que difamaba a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre— aquí dijimos que se trataba de otro de los deficientes trabajos periodísticos de la conductora y que, según todas las evidencias, no era más que un montaje. Dijimos que a pesar de la mala fama del llamado Rey de la basura, lo cierto es que no existía una sola prueba para incriminar al jefe del PRI en el DF en presuntos delitos de trata de personas con recursos públicos. Por esas razones —y por los reiterados trabajos mentirosos de la conductora— nos negamos a ‘comprar la carne podrida’ de un muy deficiente reportaje […] Hoy, luego de un proceso legal de 30 meses o casi dos años y medio, todas las instancias judiciales y electorales decretaron que no existió una sola prueba de las que presumió en su ‘reportaje’ la señora Aristegui. Es decir, que primero la procuraduría capitalina y luego el instituto electoral determinaron que ‘son infundadas’ las acusaciones contra Gutiérrez de la Torre. Por tanto, el ‘reportaje’ no fue más que una patraña financiada por enemigos políticos del Rey de la basura y una venganza política a la que se prestó Aristegui. […] que no solo destruyó la vida personal del defenestrado jefe del PRI capitalino, sino su vida política y familiar, y hasta lo llevó a dos intentos de suicidio y a una severa adicción al alcohol. En pocas palabras, que el periodismo carroñero de la señora Aristegui destruyó no solo a un político inocente de las acusaciones en su contra, sino que deshizo su fama pública, su fama personal, su imagen, a su familia, a sus hijos, hermanos y a todos los que lo rodean. Y es que si la farsante señora Aristegui apeló a la ONU y a otras instancias sobre la presunta violación de sus derechos humanos —con el chabacano argumento de que el despido de MVS fue un despido de Estado porque la concesionaria es parte del Estado—, entonces ella era parte del Estado cuando difamó a Gutiérrez de la Torre.

El derecho a la familia
En El Universal, la periodista Katia D’Artigues, escribe acerca de la controversia que generará la próxima manifestación que se lleva acabo este fin de semana “y mientras seguimos con la duda de qué entenderemos en el futuro cuando —¡al fin! comprendamos las decisiones de Enrique Peña Nieto, este fin de semana habrá que poner atención a las calles de diversas ciudades y también a las redes sociales. Mañana sábado se realizará la primera de dos manifestaciones convocadas —la otra está programada para el día 24— por diversas organizaciones en ‘defensa de la familia’. Es decir, de un modelo único de familia, al que llaman “natural”, integrado sólo por hombre, mujer y niños. Según sus cálculos, podrían estar presentes en 110 ciudades del país. Es decir, estas asociaciones están en contra de que se discuta la iniciativa para el matrimonio igualitario que ya está en el Congreso y que desde el pasado mayo, Día de Lucha contra la Homofobia, afirmó el Presidente. […] Todos tenemos mamá y papá. Así que si tu familia no es así, no eres una familia. […] Estoy en desacuerdo. Muchos tenemos familias diferentes; no por eso dejamos de serlo y el Estado debe protegernos a todas las familias. La marcha, dicen, no es de odio ni en contra de nada, sino a favor de su visión —única— de familia. […] Mi esperanza es que cuando alguien revise el debate de estos días en unos 10 o 20 años (máximo) se vea como vemos hoy el rechazo a que niños afroamericanos fueran a las mismas escuelas que con niños blancos”.

En otro tema en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, escribe que: “la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, tuvo una cálida recepción en el Instituto Tecnológico Autónomo de México después del episodio Trump, que motivó alguno que otro dardo de los universitarios asistentes. La funcionaria está convencida de que su cargo impone privilegiar la responsabilidad antes que las opiniones personales y ese fue su argumento para respaldar la decisión presidencial de invitar y recibir al candidato republicano de Estados Unidos. Al final se despidió entre aplausos”.