A unos días de que inicie la quinta ronda de renegociación del TLCAN, Bank of America Merrill Lynch Global Research aseguró que de terminarse el acuerdo, México podría caer en recesión. De hecho, se afectaría más la inversión que el propio comercio, debido a que los inversionistas perderían la protección que otorga el acuerdo.

Este jueves, Bloomberg, un medio estadounidense especializado en negocios, informó que Estados Unidos prepara otro cambio en el TLCAN: evitar que los camiones mexicanos que hacen recorridos largos en ambas naciones operen en su país.

Ciudad de México, 8 de noviembre (SinEmbargo).– De terminarse el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México podría caer en recesión, aseguró Bank of America Merrill Lynch Global Research (BofAML) a unos días de que arranque la quinta ronda de renegociación.

Este jueves, Bloomberg, un medio estadounidense especializado en negocios, informó que Estados Unidos prepara otro cambio en el TLCAN: evitar que los camiones mexicanos que hacen recorridos largos en ambas naciones operen en su país.

“De terminarse el Tratado, habría una pequeña recesión en México y si Estados Unidos saliera del TLCAN habría un escenario parecido al Brexit. Un largo proceso de divorcio con un impacto diferenciado en países y sectores”, señaló el reporte BofAML.

De hecho, se afectaría más la inversión que el propio comercio, debido a que los inversionistas perderían la protección que otorga el TLCAN.

“México sería el más afectado; el canal de transición principal sería la inversión, no el comercio, ya que los inversionistas perderían la protección dada por el TLCAN”, destacó BofAML.

Para evitar terminar el TLCAN, mencionó el reporte, México y Canadá tendrían que ceder en parte a las propuestas de Estados Unidos y la Casa Blanca tendría que ser menos rígida.

“Vemos una baja probabilidad de que Estados Unidos se salga del TLCAN, si ese fuera el escenario lo más probable es que ocurran acuerdos bilaterales”, indicó el documento.

Este jueves, Bloomberg informó que Estados Unidos prepara otro duro cambio en el TLCAN.

De acuerdo con personas familiarizadas con las discusiones del TLCAN, los negociadores de Estados Unidos pedirán que se elimine la industria de larga distancia de México de un capítulo del acuerdo sobre servicios transfronterizos.

Eso podría, mencionó el medio, abrir la puerta a las restricciones a los camioneros, ya que la pérdida de las protecciones comerciales y las ventajas del TLCAN dificultaría a México desafiar cualquier requisito futuro de los Estados Unidos en los camiones, como los nuevos controles de seguridad.

Un funcionario del gobierno familiarizado con el texto, dijo a Bloomberg que la propuesta de Estados Unidos se produjo durante la última ronda de conversaciones en octubre.

Reuters también informó el mes pasado que Estados Unidos estaba buscando nuevas restricciones para los camiones de larga distancia de México, citando a una persona familiarizada con las discusiones.

Durante años, después de la entrada en vigor del TLCAN, Estados Unidos se resistió a darles a los camioneros mexicanos el derecho de operar en todo el país.

“Estaban limitados a llevar cargas a corta distancia a los EU, donde serían transferidas a conjuntos estadounidenses para la entrega final. Un panel de resolución de disputas respaldó a México sobre el asunto en 2001, aunque Estados Unidos no cumplió durante años. México en un momento impuso aranceles en represalia. No fue sino hasta 2015 que Estados Unidos otorgó a los camioneros mexicanos con licencia el derecho de transportar carga por todo el país”, detalló Bloomberg.

La propuesta de los Estados Unidos de excluir el transporte por carretera a los camiones mexicanos se suma a la lista de demandas que el equipo del Presidente Donald Trump ha señalado que debe cumplirse para mantener vivo el pacto de 1994.

Estados Unidos también ha pedido eliminar un mecanismo de disputa que es esencial para Canadá y ajustar las normas de contenido local para automóviles.

Los negociadores ya han dicho que extenderán las conversaciones hasta marzo de 2018, que es más largo de lo previsto originalmente y podrían llevar el tema a la temporada de campaña presidencial de México y las elecciones al Congreso de Estados Unidos.

La próxima ronda de discusiones se realizará en la Ciudad de México el próximo 15 de noviembre.

El Gobierno de México se opone a la nueva propuesta sobre el transporte por carretera, ya que se trata de una reversión de los derechos ganados en el acuerdo de disputa transfronteriza de camiones, dijo a Bloomberg una persona familiarizada con las discusiones.

El Secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo Villareal, dijo que el gobierno se opone a cualquier cosa que debilite el acceso al mercado actual bajo el TLCAN.