Berlín, 10 Jun (Notimex).- Las semillas germinadas son el origen de la epidemia de contagios en Alemania con la agresiva bacteria E.coli, informó hoy el Instituto de virología Robert Koch al señalar que se trata de una hipótesis casi cien por ciento segura.

Precisó que si bien no se logró obtener una prueba definitiva respecto a dicho resultado, los análisis de las vías de distribución de los germinados de soja y frijol en diversos restaurantes en Alemania conllevan a esa conclusión.

Las autoridades alemanas, que desde principios de mayo pasado registraron un total de 2 mil 800 infecciones con dicha bacteria, canceló por otra parte el llamado de alerta respecto al consumo de tomates, lechuga y pepinos, que en un principio se consideraron focos de infección.

La agresiva bacteria Escherichia coli (E.coli), que puede ocasionar el grave síndrome hemolítico urémico (SHU) y diarrea hemorrágica, cobró hasta ahora la vida de 29 personas en Alemania, y una más en Suecia.

El anuncio sobre el origen de infecciones con esa bacteria se presenta en momentos en que asimismo se registra un descenso en el número de nuevos contagios, según lo que se observó en varias clínicas en Alemania.

El Instituto Robert Koch, así como el Instituto alemán para la Valoración del Riesgo y la Oficina Federal de Protección al Consumidor confirmaron de forma conjunta el resultado sobre los germinados.

Expertos de esas instituciones realizaron para ello sondeos entre cinco grupos de pacientes, y anotaron que de 112 participantes, 19 de ellos enfermaron por efectos de contagio con el brote E.coli.

La hipótesis casi cien por ciento segura se obtuvo tomando como base diversos documentos, tales como facturas de restaurantes y listas de pedidos de empresas de gastronomía, así como entrevistas con cocineros y análisis de fotos de pacientes.

De acuerdo al Instituto Robert Koch, los clientes que consumieron germinados presentaron un riesgo nueve veces mayor al que se detectó en aquellos que no comieron ese alimento. “Casi el 100 por ciento de los afectados habían comido germinados”.

El reciente estudio y el rastreo de entregas de pedidos de alimentos dan indicios sobre la participación de la granja de Baja Sajonia, que repartió los germinados a diversos restaurantes y cafeterías, que habían visitado personas que se contagiaron con E.coli.

Subrayó que pese a que hasta ahora no se encontraron germinados con bacterias E.coli, las autoridades mantienen la alerta contra su consumo, ya que es probable que los productos que estaban contaminados desaparecieron ya por completo de esa granja.

La ola de contagios con E.coli en Alemania ocasionó fuertes pérdidas financieras para el sector agrícola en varios países de la Unión Europea, mismas que ascienden a más mil de millones de euros (mil 457 millones de dólares), según informaciones de la Asociación Alemana de Agricultores.

La Comisión Europea decidió en ese marco ofrecer ayuda económica a empresas que resultaron especialmente afectadas por la crisis E.coli, y para ello se cuenta con un fondo de 210 millones de euros (306 millones de dólares).

Los ciudadanos europeos se mostraron reservados desde hace varias semanas respecto al consumo de tomates, pepinos y lechuga, los alimentos que las autoridades en Alemania catalogaron en un principio como posibles focos de contagio.

Directivos de la Clínica de Leipzig confirmaron por su parte que durante los últimos días se registró un menor número de pacientes contagiados con E.coli, y manifestaron su confianza en que dicha ola de infecciones menguará.

Agregaron que esa epidemia, que ocasionó el grave síndrome SHU en 720 pacientes, se superará en algunas semanas, “ya que dichos brotes de contagio no se prolongan ni medio año o más”.