Charlotte, NC., 9 Jun. (Notimex).- Triste, pero con la confianza de que todo se aclarará a su favor, dijo sentirse el portero Guillermo Ochoa, quien junto a otros cuatro jugadores fue suspendido de la selección mexicana que participa en la Copa Oro 2011 por haber dado positivo en un examen antidopaje.

“Estamos tranquilos, realmente es algo que nosotros no controlamos y que le puede pasar a cualquiera, nosotros estamos tranquilos porque no hemos hecho nada fuera de lo reglamentario, y esperamos que las autoridades de la Federación (Mexicana de Futbol) aclaren este tema, porque por supuesto nos duele quedar fuera del torneo”, dijo.

Aceptó que fue algo “sorpresivo para todos, no tenemos nada que ocultar, nosotros estamos aquí, llegamos y damos la cara, realmente la conciencia la tenemos muy tranquila porque no hemos hecho nada que no sea correcto”.

Consideró que esta situación que vive él junto a Francisco Javier Rodríguez, Edgar Dueñas, Christian Bermúdez y Antonio Naelson “Sinha”, es solo un trago amargo que le pudo haber pasado a cualquiera.

“Mala fortuna, así es, lamentablemente nos toca pasarlo a nosotros, pero estamos tranquilos, sabemos que se va a resolver a favor, estamos dando la cara porque no tenemos nada que ocultar”, estableció.

Ochoa dijo que les han “informado que es una sustancia que te dura tres días en el cuerpo y a nosotros cuando nos hicieron los exámenes en los días previos habíamos estado en concentración desayunando, comiendo y cenando en el Centro de Alto Rendimiento, y por lo demás nada, ningún medicamento ni sustancia rara”.

Finalmente, sobre su futuro y el interés del París Saint-Germain por hacerse de sus servicios, prefiere dejarlo de lado y esperar a que se solucione de la mejor manera esta situación sobre su dopaje.

“Yo creo que ahorita no es momento de hablar de esa situación, primero hay que aclarar esta cosa, pero todo va a estar bien”, sentenció.