Buenos Aires, 10 jun (EFE).- El aeropuerto internacional de Ezeiza, el principal de Argentina, y el de vuelos domésticos y regionales de Buenos Aires continúan hoy cerrados por la nube de cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle.

La Secretaría de Transporte de Argentina informó en un comunicado de que la nube de cenizas volcánicas “sigue desplazándose por la región metropolitana de Buenos Aires”.

Las cenizas habían afectado ya la operación de vuelos en estos dos aeropuertos el martes pasado, mientras el miércoles volvieron a abrir para cerrar nuevamente este jueves, cuando se cancelaron cerca de 300 vuelos domésticos y regionales y un centenar de internacionales, entre salidas y llegadas.

Esta situación obligó este jueves a cancelar una visita que el presidente uruguayo, José Mujica, planeaba hacer a Buenos Aires y la celebración en la capital argentina de una reunión ministerial de la Unión de Naciones Suramericanas.

El secretario de Transporte argentino, Juan Pablo Schiavi, se reunirá en la mañana de hoy con el comité de crisis para evaluar la situación de los aeropuertos afectados por la nube de cenizas.

El Servicio Meteorológico Nacional informó de que “la nube continúa desplazándose sobre los primeros 6.000 mil metros de la atmósfera en dirección sudoeste-noroeste”.

“Dado que está atenuando la emisión desde el volcán, se espera que para la tarde la nube de cenizas ya haya pasado por Buenos Aires y mejore la situación en los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque”, dijo la Secretaría de Transporte.

Por su parte, los aeropuertos de las sureñas ciudades de Bariloche, Chapelco, Esquel, Trelew, Viedma, Neuquén y Bahía Blanca continúan cerrados.

Las autoridades indicaron que, dado que sigue la actividad en el volcán, la reapertura de estas terminales de la Patagonia no se concretará hasta que no estén garantizadas las condiciones de seguridad necesarias para operar.