Rabat, 10 jun (EFE).- Más de 140.000 menores marroquíes en edades comprendidas entre los 7 y los 15 años se ven obligados a trabajar, según el último informe sobre trabajo realizado por el Alto Comisariado de Planificación (HCP).

Estas cifras, que se han difundido con motivo de la celebración el 12 de junio del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, desvelan que el 3 por ciento (147.000 personas) de los niños marroquíes de entre 7 y 15 de edad se vieron obligados a trabajar durante 2010.

En las ciudades, 13.000 niños trabajaron el año pasado, mientras que en las zonas rurales este número alcanzó los 134.000, según este estudio que se realiza cada año sobre 60.000 familias de todas las regiones del territorio marroquí.

Según el HCP, el trabajo infantil en Marruecos ha conocido “una marcada regresión” desde 1999, año en el que este fenómeno afectó a 517.000 niños del mismo tramo de edad.

La encuesta señala que el trabajo infantil sigue siendo un fenómeno principalmente rural pues nueve de cada diez niños que trabajan residen en el campo y ejercen, por lo general, en la agricultura y la pesca.

Por otro lado, la encuesta subraya que casi uno de cada cuatro de estos menores compatibiliza el trabajo con sus estudios, mientras que el 55,3 por ciento han abandonado la escuela y el 21,4 por ciento nunca han sido escolarizados.

Respecto al tipo de empleo, nueve de cada diez niños en el campo trabajan como ayudantes de sus familias, mientras que la mitad de los menores que ejercen en las zonas urbanas son “aprendices”, el 27,8 por ciento son “ayudantes familiares” y el 20,9 por ciento son asalariados.

La ley marroquí de Trabajo prohíbe el empleo de los niños de menos de 15 años de edad y atribuye una protección laboral especial para los trabajadores en edades comprendidas entre 15 y 18 años.