Ginebra, 10 Jun (Notimex).- La representante especial de la ONU para violencia sexual en conflictos armados, Margot Walstrom, acusó al gobierno del líder libio Muamar Gadafi de utilizar la violación sexual “como parte de su arsenal de guerra”.

La violación sexual “es parte del armamento que las tropas de Gadafi utiliza contra las mujeres. Esto también fue confirmado por el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI)”, afirmó Wallstrom en rueda de prensa.

Sobre el número de mujeres que han sido violadas de manera sistemática en Libia, dijo que es imposible tener una cifra exacta pues las mujeres que denuncian la violación pueden ser castigadas con lapidación o flagelación, agregó.

“Por tal motivo sólo podemos ver la punta del iceberg”, indicó la representante especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La violación sexual en los conflictos armados es una de las armas más peligrosas por el daño subsecuente que provocan, de igual forma es un arma altamente efectiva y barata, señaló.

Wallstrom se mostró muy segura de las acusaciones que lanzó contra las fuerzas de Gadafi, aunque su postura se opone a la del presidente de la comisión de investigación de crímenes en Libia, Cherif Bassium.

Bassium dijo la víspera a la prensa que no había pruebas suficientes para hablar de un crimen de guerra sistemático y lo atribuyó a un caso de “histeria masiva”.

Wallstrom, notablemente molesta por este comentario de corte machista, subrayó que se debe a toda costa “evitar ese lenguaje”.

“¿Qué significa? ¿Significa que los medios de comunicación han informado en repetidas ocasiones? ¿Constituye esto una histeria?”, cuestionó Wallstrom.

La violencia sexual “ha sido el mayor silencio de la historia”, valoró y aseguró que durante mucho tiempo no se consideró adecuado hablar de violación y violencia sexual. “Por eso es tan importante tomarlo en serio”, añadió.

Por su parte, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, denunció esta semana que Gadafi compró grandes cantidades de viagra y otros productos similares para incitar a los soldados a cometer abusos sexuales contra las mujeres libias.