Miami, 10 jun (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó hoy su preocupación por la desaparición del periodista mexicano Marco Antonio López y pidió a las autoridades una “acción expedita” para dar con su paradero y garantizar su seguridad.

López, jefe de información del diario Novedades de Acapulco, el de mayor circulación en el estado de Guerrero, desapareció la noche del 7 de junio, después de que fuese supuestamente abordado por desconocidos al abandonar la vivienda de un amigo en el centro histórico de Acapulco.

Alarmados por su ausencia en diario al día siguiente, sus compañeros de trabajo intentaron dar con su paradero y localizaron el vehículo de López cerca de la vivienda que había visitado la noche anterior, según relató el periódico en su edición digital del jueves.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Robert Rivard, pidió a las autoridades “una acción urgente para dar con el paradero seguro de López”.

Rivard reiteró la reciente petición pública de la SIP en la que instó al Gobierno mexicano a que muestre una “mayor voluntad política” para acabar con la impunidad que afecta al país.

Colegas del periodista desaparecido dijeron a la Unidad de Respuesta Rápida (URR) de la SIP en México que, de acuerdo a testigos, cuando López se disponía a abrir su automóvil, “llegaron algunos automóviles y de ellos se bajaron varios hombres que sometieron al periodista y se lo llevaron”.

Representantes de Novedades Acapulco y familiares del periodista denunciaron su desaparición ante la Procuraduría General del Estado de Guerrero.

Se desconocen los motivos del secuestro, ya que ni el diario ni el periodista habían recibido amenazas.

Sin embargo, reporteros de Acapulco comentaron a la URR que en los últimos tres años la situación en la región se ha agravado y que, a fin de garantizar la seguridad de sus periodistas, muchos medios de comunicación han optado o bien por eliminar de sus portadas los temas de violencia o bien por dar menos amplitud a estos casos.

El estado de Guerrero es el que más casos de periodistas asesinados o desaparecidos registra en el país.