México, 10 jun (EFE).- El poeta Javier Sicilia, quien encabeza una caravana que ha recorrido la mitad de México exigiendo un alto a la violencia, criticó hoy la “inmensa impunidad” que hay en su país, y pidió a las autoridades que escuchen a la gente porque está “ávida de justicia”.

“La gente está ávida de que se le escuche, está ávida de justicia, deposita esperanzas muy grandes en este proceso, en este movimiento” conocido como la “Caravana del consuelo” o “de la paz”, que Sicilia encabeza y llegó ayer a Ciudad Juárez.

A pocas horas de que cientos de activistas y víctimas adopten hoy en la urbe más violenta de México un “pacto nacional ciudadano” de seis puntos, Sicilia dijo a través de la emisora MVS que muchas personas que simpatizan con la caravana lo hacen porque sus reclamos han sido desoídos por las autoridades y los políticos.

“La gente busca ese refugio, ese consuelo, en nosotros, y tiene una inmensa esperanza en que nosotros podamos mover este paquidermo atroz y lejano a la vida ciudadana, absolutamente lejano, que solamente sigue buscando cómo mantiene el poder y cómo sigue administrando la desgracia de la gente”, señaló.

Según Sicilia, que a finales de marzo perdió a su hijo Juan Francisco a manos del crimen organizado y desde entonces se ha lanzado a exigir justicia para sí y para otros, el México de hoy carga con una impunidad que dura varias “décadas”.

La caravana, que partió el pasado 4 de junio de Cuernavaca, en el central estado de Morelos, ha sido “un acto simbólico, de altísima dignidad”, que movió a las autoridades de los lugares por los que ha pasado “a hacer lo que no han hecho”: brindarles seguridad.

Sicilia, un católico formado en la corriente de la Teología de la Liberación, destacó que la protesta ha sido “un acto de desobediencia civil” y un modo de “visibilizar” a las víctimas de la violencia, unas 40.000 entre delincuentes y civiles, que en la inmensa mayoría de los casos no han sido debidamente investigados.

El poeta sostiene que en el país sigue habiendo “un terror espantoso” ante la omisión de las autoridades federales, estatales y municipales de dar seguridad, frente a lo cual el movimiento que encabeza ha ofrecido “estar con la soledad del otro” y “abrazarlo”.

Afirmó que lo que están buscando es “golpear la conciencia del adversario para que transforme su conciencia o corazón”, y lograr así “justicia”.

Para Sicilia, en la situación no hay un único culpable, pero sí un insoportable “divorcio de la clase política con los problemas nacionales”.

“Hablo de los Gobiernos en general porque luego se focaliza en (el presidente Felipe) Calderón y hay que entender que (…) ahorita todos son responsables, todos los niveles de Gobierno, incluso los partidos”, apuntó.

Esta tarde, el pacto pedirá justicia para los miles de víctimas de la violencia y la aprobación de una reforma política que permita las candidaturas ciudadanas a puestos de representación popular y arrebate ese monopolio a los partidos.

No es posible que la ciudadanía no tenga “instrumentos legales de participación”, indicó el poeta, quien señaló que también pedirán “independizar (…) el aparato de justicia del poder político”.

En materia de justicia “está todo paralizado. No sabemos ni siquiera dónde están, como diría el presidente, los buenos y los malos. Está todo mezclado”, declaró a la emisora.

Sicilia, quien prevé entrevistarse con Calderón al terminar la caravana, señala que el movimiento al que pertenece podría pasar a una etapa de “no cooperación” en el futuro si sus demandas no son atendidas.