Zacatecas, 10 Jun. (Notimex).- El gobernador Miguel Alonso Reyes reconoció que la sequía de casi nueve meses afecta gravemente al agro zacatecano, donde los pozos y las presas están secos, con el consecuente deterioro para la ganadería y la agricultura.

Subrayó que Zacatecas tiene problemas de sequía recurrente y que ya son casi nueves meses sin lluvia, “esto desde luego ha dejado secos los bordos y las presas”, por lo que se implementó el programa de alimentos para animales y de cosecha de agua, este último con una inversión de 50 millones de pesos.

Destacó que la importancia de la cosecha de agua, pues de nada serviría que llueva si no hay forma de aprovechar el líquido, enfatizó el mandatario.

En entrevista y a pregunta expresa sobre la muerte de 15 mil cabezas de ganado en cuatro meses por falta de agua –denunciado por los ganaderos-, el gobernador zacatecano reconoció que la situación en el agro local es grave.

Afirmó que, por ese motivo, la administración estatal implementó un programa de alimento para los hatos.

Respecto a las críticas de los ganadores locales en el sentido de que la calidad del alimento animal que entrega el gobierno es deficiente, el mandatario aceptó que ha habido quejas en ese sentido, pero descartó que esa situación sea cierta.

El alimento cumple con la norma en la materia “y yo personalmente lo he entregado”, acotó el titular del Poder Ejecutivo en el estado, tras aclarar que se trata de apoyos extraordinarios gestionados para enfrentar la actual temporada de sequía.