El presidente Juan Manuel Santos le dijo esta tarde al mundo que, desde hoy, Colombia se pone del lado de las víctimas, durante conferencia.

Con información del diario colombiano El Tiempo, el mandatario hizo esta afirmación al sancionar, en presencia del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la ley de víctimas y restitución de tierras, que él mismo radicó en el Congreso de la República, como símbolo de su compromiso con este proceso.

La norma, que significa un hito en la historia moderna del país, beneficiará a más de cuatro millones de colombianos.

“No seremos los mismos después de tanta sangre, después de tantas lágrimas, de tanto sufrimiento. No seremos iguales después de recorrer -con el alma encogida por el pesar y el miedo- décadas de violencia entre hijos de una misma nación”, dijo el mandatario.

Santos volvió a repetir, durante una ceremonia llena de significado, en la plaza de armas de la Casa de Nariño, que la sola aprobación de esta ley, vale la pena haber sido Presidente de la República.

Por su parte el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó la Ley como “un paso fundamental para resolver el conflicto que los colombianos han sufrido por tantas décadas”.

Ban le dijo a Santos que esta normatividad “es su legado” y que “su implementación” determinará “si se cumplen las expectativas”.

“Colombia cuenta con nosotros. Cuente con las Naciones Unidas. ¡Viva Colombia!”, exclamó Ban, en español.

Esta Ley repara a más de cuatro millones de personas que han sufrido la violación de sus derechos por parte de los actores del conflicto armado interno.

La Ley rige desde hoy mismo y hasta el 10 de junio del año 2021.

El senador liberal Juan Fernando Cristo, principal impulsor de esta Ley, explicó que esta Ley crea tres nuevas instituciones. Se trata de la Unidad Administrativa Especial de Atención y Reparación de las Víctimas, la Unidad Administrativa de Tierras Despojadas y el Centro Nacional de la Memoria Histórica.

Contenido de la Ley

La ley para la reparación y restitución de tierras a las víctimas del conflicto armado, que Santos presentó personalmente a los parlamentarios en 2010, fue aprobada por el Congreso hace dos semanas.

En ese momento, Santos anunció que esperaría la llegada de Ban Ki-moon para sancionarla en su presencia, con la intención de darle mayor relevancia a esta ley, que considera la iniciativa más importante de su gestión (2010-2014).

La ley debe cobijar a las personas que han sufrido el conflicto armado de casi medio siglo en  Colombia, aunque solo indemnizará a las víctimas de grupos guerrilleros, paramilitares y de agentes de la fuerza pública a partir de 1985 (cerca de 4 millones) y restituirá tierras a desplazados por la fuerza a partir de 1991 (unas 400.000 familias).

La legislación contempla también el apoyo psicosocial a las víctimas, y medidas de reparación simbólica como el establecimiento de la verdad sobre lo ocurrido y la preservación de la memoria histórica.

Esta norma tendrá una vigencia de 10 años y su principal desafío será devolver a campesinos desplazados 2 millones de hectáreas de tierras que les fueron arrebatadas y otras 4 millones de hectáreas que quedaron en el abandono, según el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

Para ello, se llevarán a cabo juicios abreviados, con inversión de la carga de la prueba. Pero diversos organismos humanitarios, entre ellos la Oficina de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, han alertado de que el mayor riesgo a conjurar será el de violencia contra los desplazados.

Desde que el gobierno de Santos anunció su intención de devolver al menos 2,5 millones de hectáreas entre 2010 y 2014, diez dirigentes campesinos han sido asesinados. El caso más reciente, el de Ana Fabricia Córdoba, ocurrió esta misma semana en Medellín.

Agenda de Ban Ki-moon

La ceremonia para la promulgación de esta ley, que se realiza en la sede de la presidencia, será la actividad más destacable de Ban Ki-moon en Colombia, donde permanecerá hasta el domingo, cuando seguirá viaje a Argentina, Uruguay y Brasil.

Después de la ceremonia de promulgación de la ley de víctimas, Ban se reunirá en Bogotá con la secretaria general de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), la  colombiana María Emma Mejía, y luego tendrá una cena privada con Santos.

El secretario general de la ONU también acompañará al presidente colombiano a una visita el sábado a comunidades en la costa Caribe afectadas por las fuertes lluvias que desde 2010 han dejado 469 muertos, y estará junto con el mandatario en su programa semanal Acuerdos por la prosperidad, que se emitirá desde Cartagena.