El oficial fue acusado por la oposición de permitir el ingreso de colectivos chavistas al Palacio Legislativo.

Un grupo de personas observa el humo de fuegos pirotécnicos arrojados por manifestantes al interior de la sede de la Asamblea Nacional. Foto: EFE/Cristian Hernández

Caracas, 10 julio (EFE).- El Ministerio Público venezolano (MP) imputó al coronel Bladimir Lugo Armas, jefe del comando de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada) que custodia el Parlamento, por “violación de derechos humanos”, informó hoy este organismo.

El MP señaló que la fiscal 49 nacional “libró citación en calidad de imputado contra el coronel” y que el efectivo de la GNB deberá comparecer ante este organismo el próximo 13 de julio.

El pasado 5 de julio, un grupo de chavistas entró por la fuerza en el Palacio Federal Legislativo de Caracas, sede de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), algunos de ellos armados con palos, y dejaron a su paso una veintena de heridos incluyendo siete diputados opositores.

El personal de seguridad de la Asamblea logró expulsar a los violentos minutos después de su irrupción en el perímetro, pero un grupo de chavistas permaneció fuera durante al menos siete horas impidiendo la salida a todos los que se encontraban en las instalaciones.

El presidente de la AN, el opositor Julio Borges, dijo que el ataque fue ordenado por el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, y afirmó que los atacantes fueron apoyados por la GNB, incumpliendo con las labores de resguardo; aunque aclaró que muchos subordinados de este cuerpo manifestaron su desacuerdo con la situación.

Además, Borges recordó que Bladimir Lugo fue condecorado recientemente por Maduro después de que este militar lo empujara e insultara, y señaló que este “premio” fue un mensaje del Gobierno para que se desate la violencia en contra de la oposición.

“Eso es una invitación a que cualquier loco haga lo que le dé la gana porque es como una licencia que viene, además, con un premio”, dijo.

Este ataque se produjo cuando faltan tres semanas para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente y mientras en el país se desarrolla una ola de protestas antigubernamentales que ya tiene más de tres meses y que hasta ahora ha dejado 91 muertos, y centenares de heridos.