Los peritos en ingeniería hidráulica explicaron que el análisis de la falla en el Paso Exprés se agrupan tres factores: el alcantarillado, los muros de contención y la erosión del suelo. La tragedia ocurrida puso bajo la lupa al Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien ha acompañado a Enrique Peña Nieto desde que era Gobernador del Estado de México.

Dos personas murieron por la madrugada del pasado 12 de julio. Juan Mena Romero, de 33 años, y Juan Mena Ruiz, de 65. Padre e hijo fallecieron por asfixia luego de que el auto en el que viajaban quedara atrapado en la falla de la carretera y no de manera inmediata por el impacto del auto.

Ciudad de México, 10 de agosto (SinEmbargo).– El Grupo de Expertos Independientes que realizaron el peritaje en el socavón que se abrió en el Paso Exprés de Cuernavaca concluyó que hubo tres fallas que influyeron para que se registrara el accidente que cobró la vida de dos personas el pasado 12 de julio: el alcantarillado, los muros de contención y la erosión del suelo.

En conferencia de prensa transmitida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC), se estableció que tanto funcionarios como empresas fallaron incluso en el trazo del polémico paso, inaugurado por el Presidente Enrique Peña Nieto, el Secretario Gerardo Ruiz Esparza y Graco Ramírez, Gobernador de Morelos.

“Hubo fallas y omisiones en el diseño y la ejecución y supervisión tanto de empresas encargadas como de servidores públicos”, dijo Clemente Poon Hung, director general de carreteras de la SCT.

Agregó que a partir de las investigaciones del dictamen pericial técnico, el área jurídica de la SCT está trabajando para deslindar responsabilidades.

El Ingeniero Felipe Verdugo, director general de Servicios Técnicos, dijo que se hizo una invitación a los colegios de ingenieros de todo el país para realizar cinco acciones para mejorar la construcción de obras públicas:

1. Aplicar nuevas tecnologías en la construcción de obras públicas.
2. Revisar la capacidad hidráulica de las zonas de drenaje.
3. Establecer sanciones nuevas por incumplimiento en materia de seguridad a las empresas.
4. Revisar los efectos del cambio climático.
5. Revisión a la infraestructura existente.

Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, comentó que derivado del peritaje de expertos independientes sobre el socavón del Paso Exprés, que señala que hubo deficiencia en la supervisión, tienen una serie de implicaciones y su responsabilidad al frente de la dependencia es castigar a los responsables.

“Una cosa es tener una responsabilidad global, y otra cosa es tener una culpabilidad específica por un error o por una omisión, y en este caso la supervisión debió haber visto que las cosas se hicieran bien en toda la obra”, dijo el funcionario en entrevista para el programa “Atando Cabos”.

Reconoció que el informe de los peritos es muy puntual y concreto; refirió que los expertos señalaron que no se llevó a cabo en “embobedamiento” que hubiera podido evitar que se afectara el tubo.

“Es un error imperdonable de la construcción, es un error imperdonable, inadmisible de la supervisión y tendrá que verse, la Secretaría de la Función Pública ya tiene esta información, se la hemos estado proporcionando porque si bien sale un peritaje, son cuestiones que han venido surgiendo y se le están proporcionando para que se le fijen las sanciones, que pueden ser hasta las últimas consecuencias que pueden ser funcionarios”, dijo Ruiz Esparza.

Horas antes, durante la conferencia de prensa de los peritos en el Palacio de Minería, se explicaron las fallas que influyeron para que se registrara el socavón:

• No se hizo la recolección de basura en los cauces antes de la época de lluvia.
• No hay un sistema de drenaje apropiado para las aguas negras.
• No se realizó una limpieza de basura en la alcantarilla antes de la temporada de lluvias.
• No existe evidencia de que se haya verificado las fallas en el alcantarillado.
• Hubo una deficiente estructuración en los muros de contención.
• El deterioro del tubo de la alcantarilla pudo deberse al peso de la estructura de la vía y la falta de resistencia.
• La grieta en la tubería pudo ser causada por un alud durante las obras o al uso de maquinaria pesada.
• La tubería pudo haberse fracturado debido a una obstrucción que generó que el agua saliera por las grietas del alcantarillado.

Los expertos precisaron que en octubre de 2016, en la misma zona de afectación del socavón, se presentó un deslave del terraplén debido a las intensas lluvias de la temporada y a los trabajos que se realizaban en el Paso Exprés, lo que provocó la caída de diversas estructuras que se alojaban sobre del talud del terraplén.

“Con la construcción del muro de contención se vieron incrementadas considerablemente las acciones gravitacionales, sometiendo al tubo de concreto a una carga adicional, e importante recalcar que los muros de contención no se desplazaron sobre el terreno natural resistente”, indicó el ingeniero Humberto J.F. Mogollón.

Con los factores mencionados anteriormente y considerando que la tubería tenía una antigüedad considerable, explicaron los expertos, esta se debilitó, provocando falta de continuidad en los acoplamientos y desplazamientos en la alineación de la misma.

“Si bien no se cuenta con la evidencia que conste cuál de los factores fue la causa que originó la falla de alcantarilla, uno o la combinación de estos fue la causante. Posteriormente, a esto se presentó obstrucción parcial de la tubería con basura y elementos de arrastre”, aseguró Humberto J.F. Mogollón.

IRREGULARIDADES EN PASO EXPRÉS 

La tragedia ocurrida en el Paso Exprés puso bajo la lupa al Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien ha acompañado a Enrique Peña Nieto desde que era Gobernador del Estado de México.

Ruiz Esparza también está envuelto en los escándalos por presunta corrupción de la constructora OHL México, y en la cancelación del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, cuya concesión era de una filial de Grupo Higa, recordada por la “casa blanca”.

Dos personas murieron por la madrugada del pasado 12 de julio. Juan Mena Romero, de 33 años, y Juan Mena Ruiz, de 65. De acuerdo con los peritajes citados por medios de comunicación, padre e hijo murieron por asfixia luego de que el auto en el que viajaban quedara atrapado en la falla de la carretera y no de manera inmediata por el impacto del auto.

Ruiz Esparza culpó a las lluvias por el enorme hueco que se abrió en la vía de Cuernavaca.

Las criticas cayeron de inmediato en contra del funcionario, pues hace apenas tres meses junto al Presidente Enrique Peña Nieto lo presumieron con videos de recorridos en helicóptero y auto, aunque no es una vía nueva pues sólo se le amplió de 21 a 36 metros de ancho en 14.5 kilómetros para albergar 10 carriles. Se cambió de asfalto a concreto hidráulico, material que garantizaba “una durabilidad de más de 40 años”, en palabras de la Secretaría de Comunicación y Transportes.

Las criticas arreciaron posteriormente cuando Ruiz Esparza dijo que la familia Mena había sido indemnizada por el “mal rato que pasaron”. El Presidente sólo se ha limitado a decir que no hará “juicios anticipados” sobre la tragedia.

Los Gobierno de Morelos, Protección Civil estatal y de Chipitlán alertaron previamente sobre los desperfectos en la vía, pero fueron ignorados.

La obra en sí es un escándalo. El año pasado la Auditoria Superior de la Federación advirtió, en su revisión de la Cuenta Pública de 2015, irregularidades por alrededor de 300 millones de pesos en el Paso Exprés. Para esta obra existía la posibilidad de que la SCT recuperara 270.5 millones de pesos y debía aclarar en que usó otros 31.8 millones de pesos.

Además, el precio se duplicó al pasar de mil 045 millones de pesos a 2 mil 200 millones de pesos y se inauguró con cuatro meses de retraso.

“Si con auditorías se detecta que hubo en algún momento una falla, omisión o no hubo suficiente diligencia o eficiencia, se tendrá que actuar en consecuencia”, aseguró el Secretario de Comunicaciones y Transportes el mes pasado días cuando intentaba controlar el escándalo.