Cuatro personajes en la búsqueda de lo que creen es el amor, incapaces de comprometerse, que construyen relaciones a golpes, heridos y que hieren. Una obra en donde más de uno saldrá identificado. Magazine habló con Fernanda Borches, una de las protagonistas de la puesta en escena de Closer, en México.

Ciudad de México, 10 de septiembre (SinEmbargo).– El texto de Patrick Marber se montó por primera vez en mayo de 1997 en el Royal National Theatre de Londres. En 1999 llegó a Broadway y en 2004 a Hollywood. Ahora, llega al Teatro Royal Pedregal, en la Ciudad de México, bajo la dirección de Francisco Franco y con las actuaciones de Fernanda Borches, Natasha Dupeyron, Arap Bethke, Pablo Cruz-Guerrero.

Pero, ¿qué tan complicado ha sido para estos cuatro intérpretes el superar las comparaciones con la exitosa película? “El lenguaje cinematográfico es tan distinto al lenguaje teatral y la propuesta de Francisco [Franco] es absolutamente distinta a lo que se ve en la película, incluso los personajes físicamente somos diferentes a las referencias que podría llegar a tener la gente de la película. Francisco lo que quiso hacer fue, desde el principio, ejercicios y juegos para vaciarnos de toda la información que teníamos de los personajes, para que la interpretación sea de cero y directamente habitarlos nosotros mismos. Eso se lo debemos 100 por ciento al director. Es una obra compleja, pero no tanto por estas referencias, sino porque de por sí es emocionalmente muy obscura, entonces hay que abordar partes muy obscuras de nosotros y eso puede ser doloroso, pero finalmente es la tarea de cada actor”, dice la actriz Fernanda Borches, en entrevista.

Daniel, Ana, Alicia y Luis, los personajes de la obra. Foto: Cortesía

– ¿Qué sentiste tú personalmente al leerla e interpretarla por primera vez?

– Nuestro slogan es ‘el amor es brutal’ y no es gratuito, yo soy fan de Patrick Marber y algo que me gusta y tienen en común en todos sus textos, es que es brutal para hablar, tienen una habilidad muy grande de sacar absolutamente todo lo obscuro que pueda haber e iluminarlo, a toda la complejidad del ser humano, él le pone un foco arriba y eso a mí me encanta. Es muy franco, brutalmente honesto en la forma que tiene de hablar, en la que sus personajes se expresan y no sólo en Closer, también en otras obras.

Eso a mí me encantó. Sí, obvio es difícil porque finalmente la obra es dolorosa para los cuatro personajes, no hay ninguno que se la pase bien, salvo en las escenas donde se conocen, que son hasta divertidas. Ya cuando empiezan los problemas, comienza a ser muy obscura.

Y sí, es dolorosa, es doloroso hacerla, pero en mi caso, sólo en el proceso de ensayo porque estamos construyendo, pero una vez que ya tienes el personaje y perfectamente delimitado qué es realidad y qué es ficción, qué le estoy prestando al personaje mío y qué es exclusivo del personaje. Una vez que entiendo todo esto, no me duele, sólo en el momento que estoy arriba del escenario.

Foto: Cortesía

– ¿Coincides con que ‘el amor es brutal’?

– Sí, hay gente que tiene la suerte de encontrar el amor de su vida y que jamás le van a romper el corazón, pero creo que al 99.9 por ciento de la población del planeta alguna vez se lo han roto o por lo menos, le va a romper el corazón a alguien. Eso es lo que hace al amor brutal y doloroso, que en algún momento de la relación amorosa, algo se va a romper y eso va a generar dolor.

Obviamente no todo el tiempo, porque finalmente uno se junta con alguien para pasarla mejor y el amor sí existe y las relaciones sanas también, pero en algún momento o ya nos ha pasado o nos va a pasar, que alguien nos rompa el corazón.

– ¿Cómo definirías a los personajes, cómo se identifica el público con ellos?

– Son cuatro personajes muy distintos, pero con algo en común. Todo ellos están en búsqueda de esa imagen idealizada que tienen del amor y de alguna manera los cuatro son incapaces de construir una relación, salvo el personaje que interpreta Natasha Dupeyrón, que es el más entregado al amor, todos los demás tienen una incapacidad de construir una relación y la van construyendo a los golpes, a como Dios le dio a entender a cada quien.

Eso tienen en común y creo que el público se va a identificar mucho con eso, porque finalmente a todos en algún momento nos pasa eso de no saber parar. Vivimos en una etapa idílica en la parte del enamoramiento pero cuando ya tienes que estar en la relación y construirla de otra manera, se vuelven un poco más difíciles.

Estamos bombardeados con muchísima información  y eso hace que sea más fácil separarse que arreglar una relación, pareciera que ahora estamos preparados para que todo sea desechable, desde un vaso hasta una relación y antes no era así, antes las cosas se hacían para que duraran y ahora, estamos tan sobreestimulados con tanta información y tanta gente que parecería ser más fácil romper una relación y conocer a alguien nuevo que tratar de arreglar la que tenemos.

Foto: Cortesía

Closer

Dramaturgia: Patrick Marber
Dirección: Francisco Franco
Elenco: Fernanda Borches, Natasha Dupeyron, Arap Bethke, Pablo Cruz
Sinopsis: Cuatro vidas entrelazadas en una trama que mira al amor moderno desde un lugar despiadado. Cuatro amantes que, en su lucha por acercarse más a la idea que tienen del amor, lo único que logran es lastimarse.
Lugar donde se representa: Teatro Royal Pedregal
Horario:: Viernes 18:45 y 21:00 horas, sábados 18:00 y 20:15 horas, domingos 17:00 y 19:15 horas.
Temporada: 18 de agosto al 22 de octubre
Boletos: $600, $500, $400 y $300.