Patricia y Misty Spann fueron arrestadas por el casamiento ilegal, que en un primer momento había pasado desapercibido para las autoridades. Luego fue anulado.

Cuando crecieron y llegaron a la adultez, se propuso recuperarlos, pero de la forma más perversa posible. Foto: Infobae

Ciudad de México, 10 de octubre (Infobae/SinEmbargo).- Las condiciones en las que los crió fueron tan deplorables que Patricia Spann perdió la tenencia de sus tres hijos cuando estos eran todavía pequeños. Cuando crecieron y llegaron a la adultez, se propuso recuperarlos, pero de la forma más perversa posible.

La primera víctima fue su único hijo varón. Tras retomar el contacto con él, logró seducirlo y empezaron una relación incestuosa. En 2008 lo convenció para que se case con ella en Comanche, Oklahoma.

El vínculo fue anulado 15 meses después. Asqueado, el joven denunció lo ocurrido y se alejó definitivamente de su madre.

Spann, que hoy tiene 44 años, fue por la revancha. En 2014 comenzó a frecuentar a su hija Misty, que entonces tenía 23 años. Al poco tiempo, iniciaron un vínculo amoroso.

Se casaron en marzo del año pasado, en Stephens, Georgia. Logró engañar a las autoridades con un documento en el que figuraba como Patricia Ann Clayton.

Una investigación de la Agencia de Protección Infantil detectó la irregularidad meses atrás y presentó una denuncia contra madre e hija. Ambas fueron arrestadas, y el matrimonio fue anulado el 12 de octubre.

Misty confesó el delito de incesto y fue condenada este martes a 10 años de prisión. Su madre rechazó haber cometido un crimen, así que será enjuiciada a partir de enero.

En 2014 comenzó a frecuentar a su hija Misty, que entonces tenía 23 años. Al poco tiempo, iniciaron un vínculo amoroso. Foto: Infobae

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Infobae. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.