Encargados del acuario de Tokio desconectan suministro de oxígeno para atender extraña enfermedad en peces: casi la mayoría muere por descuido.

Más de mil 200 peces mueren en un acuario de Tokio por falta de oxígeno. Un tiburón y unos peces tropicales traídos de la isla japonesa de Okinawa nadan en un acuario instalado en el centro de Tokio. Foto: EFE

Tokio, 10 nov (EFE).- Un total de mil 235 peces, incluidos varios ejemplares de raya jaspeada, han muerto en un acuario de Tokio por falta de oxígeno, confirmaron hoy a Efe fuentes del recinto, que achacaron a un problema técnico la defunción de los animales.

En total, murieron el pasado miércoles un 94 por ciento de los peces -de 24 especies distintas -que se encontraban en el tanque de mayor capacidad del acuario -el “Sunshine Lagoon”-, y permanecieron con vida 73 peces -de 26 especies-, que ya están en exposición al público.

Según un portavoz del acuario, los trabajadores del recinto se dieron cuenta de que había un problema en la mañana del día 8, cuando al pasear por el recinto, observaron que muchos peces habían muerto y comenzaron a introducir oxígeno al tanque.

El día anterior, se había echado un medicamento en el tanque para curar una rara enfermedad que dejaba manchas en la piel de los peces y para aumentar su efecto, se desconectó uno de los aparatos que suministraba oxígeno al agua, dejando en funcionamiento otras dos máquinas con este propósito.

No obstante, la reducción en la cantidad de oxígeno suministrada es, según la misma fuente, la causa más probable de estos fallecimientos, ya que tras analizar las condiciones del agua, comprobaron que esta no tenía ningún problema.

Los responsables del acuario se encuentran en proceso de adquirir mas peces -procedentes de climas sureños- y se comprometieron a adquirir más aparatos suministradores de oxígeno.

El de Ikebukuro es uno de los acuarios más importantes de Tokio y cuenta con 67 tanques de distintos tamaños.