La activista Xane Vázquez aseguró que la liberación de los también llamados tiburones nodriza en Isla Mujeres “es un ejemplo del hartazgo de una sociedad consciente e informada que llena el vacío y la omisión de funciones de autoridades, quienes sólo ocupan un espacio en oficinas a costos altísimos para los contribuyentes”.

SinEmbargo denunció, el pasado 4 de mayo por la madrugada, las condiciones de las que uno de los animales era víctima. Hasta el momento la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) no ha informado nada respecto al caso.

Ciudad de México, 11 de mayo (SinEmbargo).– El pasado 4 de mayo, fueron liberados en la madrugada y de forma anónima, cuatro tiburones gata que vivían en cautiverio en Playa Tiburón, en Isla Mujeres, Quintana Roo, de acuerdo con el Frente de Liberación Animal México y algunos activistas. Horas antes, SinEmbargo denunció las condiciones a las que al menos uno de los animales era sometido, ya que era utilizado –bajo el rayo de sol y por horas– para ser fotografiado con decenas de turistas.

Algunos animalistas, entre ellos, Víctor Hirales, presidente y fundador de Derecho Sin Fronteras, informaron a este diario digital que por habitantes de la comunidad en Isla Mujeres se enteraron que 4 tiburones gata habían sido liberados sin que se supiera quién o quiénes lo habían hecho.

“Se encontraban en un corral dentro del mar, solo abrieron la jaula para que salieran. La consideramos una acción directa. Este tipo de acciones esquivan todos los obstáculos burocráticos y políticos para atender inmediatamente situaciones en las que las autoridades impiden hacer valer los derechos de alguien, en este caso esos alguien son los tiburones. Esa acción quizá era la única esperanza para esos tiburones de no morir encerrados siendo explotados”, dijo Hirales.

Sin embargo, aseguró, el escenario ideal era que las autoridades ambientales y de procuración de justicia “hubieran cumplido su trabajo y rescataran y rehabilitaran a esos cuatro tiburones para su reinserción, pero esto no ocurrió”.

Araceli Domínguez Rodríguez, presidenta de la asociación civil Grupo Ecologista del Mayab (Gema), informó que la organización a su cargo había presentado ya diversas denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por el caso de los tiburones gata, sin que la dependencia actuara para resolver la situación.

“Por más denuncias que presentas, no pasa nada. La Profepa no hace nada; la Profepa aquí no existe. Los animales silvestres en Quintana Roo sufren un maltrato constante”, destacó.

Al respecto, Hirales comentó que el órgano desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) “se encuentra secuestrado por administradores no aptos para esta materia, con opacidad e ineficiencia en la distribución de recursos. No es un error, incurren en responsabilidad administrativa y penal como servidores públicos por su negligencia y omisión”.

Por su parte, Xane Vázquez, activista en distintos frentes entre ellos el animalista, aseguró que la liberación de los también llamados tiburones nodriza en la paradisiaca isla “es un ejemplo del hartazgo de una sociedad consciente e informada que llena el vacío y la omisión de funciones de las autoridades, quienes sólo ocupan un espacio en oficinas a costos altísimos para los contribuyentes”.

SinEmbargo buscó conocer el posicionamiento de la dependencia federal encargada del medio ambiente, pero no obtuvo respuesta.

HISTORIA DE EXPLOTACIÓN

La noche del jueves de la semana pasada, este medio dio a conocer que un ejemplar de ginglymostoma cirratum, conocido como tiburón gata o nodriza se encontraba en el restaurante de Isla Tiburón, donde era utilizado para ser fotografiado con bañistas, mientras esperaban la preparación de sus platillos. Los turistas cerraban allí un recorrido que comenzaba horas antes a un costado del Ferry de Ultramar para después sumergirse en las aguas caribeñas y admirar peces y corales, y finalmente llegar al lugar donde el la comida estrella es el pescado Tikin xic, una receta yucateca.

El tiburón recibía decenas de turistas al día en aproximadamente seis horas. Por 100 pesos, el animal podía ser manipulado, fotografiado y sacado del estanque, de no más de cinco metros cuadrados por aproximadamente 150 centímetros de profundidad, donde se encontraba cautivo.

El tiburón gata era atracción para turistas en Playa del Carmen, Quinta Roo. Foto: Frente de Liberación Animal México

Tras la noticia, el Frente de Liberación Animal México, a través de su página de Facebook, informó:

“El pasado 4 de mayo, fueron liberados en la madrugada, de forma anónima, 4 tiburones gata que tenían de manera ilegal en cautiverio, en un espacio diminuto y precario, en un corral al pie del muelle en el restaurante ‘Playa Tiburón’, de Isla Mujeres, con el único fin de entretener a turistas inconscientes del respeto hacia la naturaleza, ya que el hábitat natural de estos animales, es el enorme océano, además de que son animales nocturnos y se les obligaba, durante el día, a salir del agua por determinado tiempo, lo cual constituye una crueldad terrible, sobre todo si se toma en consideración, que en temporada vacacional, pueden ser decenas o hasta cientos de personas las que deseaban tomarse una foto con ellos, mientras los sostienen fuera de su elemento natural.
La liberación de animales, nunca debería considerarse como algo malo, sino como algo justo y necesario si aspiramos a vivir en un mundo más ético y pacífico.
Hasta que todas las jaulas estén vacías.
#fla #frentedeliberacionanimal #alf #tiburongata #islamujeres #cancun #turismo #mexico”(sic).

Asimismo, Vázquez criticó la iniciativa de reforma a la Ley General de Vida Silvestre, promovida por el Diputado Jesús Sesma Suárez del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), pues, denunció “prolongará la explotación de delfines”. A ellos se suma, señaló, el “inminente peligro” de que progrese La Ley General de Biodiversidad, al acusar se trata de un “despropósito aberrante de la operadora política en el Senado [de la República] también de ese Partido, la señora Ninfa Salinas” que promoverá que casos como el de Isla Mujeres se propaguen por todo el país.

En su momento, Hirales indicó que la Ley de Biodiversidad empeorará la situación, pues promoverá las actividades de lucro y de explotación animal.

“La Ley General de Biodiversidad es un burdo copy paste de la Ley General de Vida Silvestre cuyo único propósito son los agraviantes parches para la descarada mercantilización de la vida silvestre […] La vida silvestre en México es un negocio de políticos y partidos”, sentenció.

ADEMÁS