México, 11 Jun. (Notimex).- La corriente perredista Nueva Izquierda inició su ruta estratégica para definir la candidatura presidencial para 2012, y acordó asumir los resultados del procedimiento que defina la dirigencia nacional del PRD en la selección de su abanderado.

De ahí que dirigentes y militantes de esta corriente acordaron cerrar filas por la unidad del Partido de la Revolución Democrática (PRD), e indicaron que si es Andrés Manuel López Obrador tendrá todo el apoyo, igual que si el mejor posicionado es Marcelo Ebrard Casaubon.

El líder nacional de Nueva Izquierda, Miguel Barbosa Huerta, junto con distinguidos personajes partidistas anunciaron que la corriente más influyente del PRD asumirá públicamente su apoyo al candidato que resulte vencedor, ya sea por medio de debates o de encuestas.

Barbosa Huerta informó que este es el primer ejercicio de varios que se realizarán en todo el país para conformar un resolutivo, que será dado a conocer en un evento masivo el 24 de julio en el Auditorio Nacional, fecha en que concluye su Congreso Nacional.

A partir de ello, anunció, comenzará un despliegue nacional de liderazgos a favor de quien sea el precandidato que Nueva Izquierda apoyará, ya sea Andrés Manuel López Obrador o Marcelo Ebrard.

Destacó que en esta oportunidad fue invitado el Jefe de Gobierno, quien expuso ante los militantes de dicha corriente aspectos que han dado éxito a su administración como un modelo incluyente, vanguardista y de una izquierda progresista.

Por su parte, el ex presidente nacional del PRD, Jesús Ortega, reconoció que en lo personal tiene diferencias políticas con López Obrador, pero al ser un demócrata apoyará su candidatura, aunque si el mejor posicionado es Marcelo Ebrad entonces todo el partido deberá apoyarlo.

Dijo creer en una izquierda libertaria, apegada a la legalidad, incluyente, no excluyente; una izquierda que represente a todo el país, no solamente a una parte.

“Yo creo en una izquierda tolerante, no en intolerancia. Puede haber diferencias políticas, pero quien lleva las diferencias políticas a asuntos personales cae en un error”, afirmó Ortega.

A su parecer, la política de Marcelo Ebrard, al dar amplitud de derechos a los ciudadanos y ciudadanas del Distrito Federal, es síntoma de una izquierda moderna.

Señaló que la visión de inversión privada que genere empleos en el Distrito Federal debe ser un modelo para el país, por lo que hay que garantizar ese tipo de capital, dijo.

A la “Reunión nacional de dirigentes: La ruta hacia el 2012”, acudieron más de 300 militantes, líderes estatales, diputados locales y federales, presidentes municipales y consejeros nacionales, convocados por Nueva Izquierda para definir la ruta con miras al proceso electoral federal 2012.

En el evento también participaron el coordinador perredista en el Senado, Carlos Navarrete, así como el candidato del PRD a la gubernatura de Nayarit, Guadalupe Acosta Naranjo.