En los últimos tres sexenios, Grupo Bal ha obtenido contratos con el Gobierno federal por un mínimo de 16.8 mil millones de pesos, según información oficial analizada por la Unidad de Datos de SinEmbargo. También ha conseguido más de 84 concesiones, además de múltiples acuerdos con diferentes entidades y dependencias federales.

En los últimos 15 años, el 44.28 por ciento de los contratos obtenidos por Grupo Bal (o 240) no implicaron concurso. Por esta vía, se embolsó 4 mil 763 millones 016 mil 604.59 pesos.

El conglomerado de empresas del tercer hombre más acaudalado de México, Alberto Baillères González, se vio beneficiado, sobre todo, durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa. Y aunque durante la presente administración no le ha ido mal, Bloomberg señala que fue un periodo de pérdidas para el multimillonario. Eso explica su interés en diversificar sus múltiples negocios.

Grupo Bal, coligado con grandes contratos y pérdidas millonarias en los últimos años, ha sido señalado de presionar a algunos de sus empleados para que eviten votar por candidatos de tendencia populista.

Ciudad de México, 11 de junio (SinEmbargo).- Grupo BAL, del empresario mexicano Alberto Baillères González, obtuvo al menos 542 contratos con el Gobierno federal, entre 2003 y 2018, que en conjunto suman un total de 16 mil 843 millones 384 mil 926.41 pesos, de acuerdo con datos del Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) y la plataforma Compranet.

El conglomerado de empresas del tercer hombre más rico de México (según Forbes) también se benefició con 84 concesiones para explotar el subsuelo nacional, organizar sorteos y manejar fondos de inversión y de retiro. El plazo de muchas de ellas es “indefinido”. Y otras más, concluirán hasta 2062.

Grupo BAL es un conjunto diversificado de empresas que, según su sitio de internet, contribuye “al avance de México”.

Entre las compañías que lo integran están la aseguradora Grupo Nacional Provincial (GNP), la especialista en afores y préstamos Profuturo, la de garantías Crédito Afianzador, la proveedora de servicios Médica Móvil, las mineras Industria Peñoles y Fresnillo, la casa de bolsa Valores Mexicanos (Valmex), así como las tiendas TANE y Palacio de Hierro.

Esta última tienda, la semana pasada, se sumó a una lista de empresas afiliadas al Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que “alentaron” a sus empleados a votar a consciencia en julio próximo, para evitar poner en riesgo la estabilidad económica del país, y por ende, sus empleos.

De acuerdo con los testimonios de trabajadores del Palacio de Hierro del centro comercial Perisur, recogidos por Bloomberg, la empresa los citó para una reunión obligatoria con un mensaje claro: “Voten por el candidato que tenga la mayor probabilidad de vencer a Andrés Manuel López Obrador; es la mejor oportunidad que tenemos de preservar el sistema económico que nos permite emplearlos”.

Al margen del temor de que alguien señalado de ser “populista” (AMLO) gane las elecciones presidenciales, hace dos días se reunieron el abanderado de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES) e integrantes del CMN.

“Se aclararon dudas, se limaron asperezas y se estableció un compromiso de trabajar juntos, en el caso de que los mexicanos decidan que yo sea el Presidente de la República”, dijo López Obrador, quien además aseguró que tendrá “una relación de cooperación con el sector privado y el sector público” para impulsar el desarrollo y los empleos, todo en beneficio del “interés nacional”.

Entre los empresarios que asistieron a la reunión están Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial; Emilio Azcárraga Jean, presidente del Consejo de Administración de Televisa; Carlos Slim Helú, presidente de Grupo Carso; María Asunción Aramburuzabala Larregui, vicepresidenta del Consejo de Administración de Grupo Modelo; Germán Larrea, dueño de Grupo México; y Alberto Baillères González, de Grupo Bal.

Grupo Bal no se ha visto tan beneficiado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, la riqueza de Alberto Bailléres, cabeza del Grupo Bal, sigue creciendo y hoy se estima en 10.7 mil millones de dólares. Foto: Agencia Cuartoscuro.

LOS CONTRATOS DE BAILLÉRES

En los últimos tres sexenios, Grupo Bal ha obtenido contratos -con el Gobierno federal- por 16.8 mil millones de pesos, según la información oficial analizada por la Unidad de Datos de SinEmbargo.

Entre 2003 y 2006, la administración del ex Presidente panista Vicente Fox Quesada le otorgó cuando menos 43. Durante el mandato de su copartidario, Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), Grupo Bal se hizo de 273 más. Y en el actual sexenio del priista Enrique Peña Nieto, el conglomerado de empresas obtuvo 226 contratos.

En términos monetarios, el periodo más productivo para las empresas de Bailléres fue durante el sexenio de Calderón. Entonces se embolsaron 9 mil 656 millones 510 mil 476.97 pesos. Además, en los últimos seis años, Grupo Bal aseguró un ingreso de 6 mil 355 millones 392 mil 252.12 pesos, por lo que el sexenio de Peña Nieto también fue importante.

Comparado con los últimos dos sexenios, el periodo de gobierno de Vicente Fox fue poco redituable, con una percepción de 831 millones 482 mil 197.32 pesos.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, hay tres principales formas para contratar bienes, arrendamientos y servicios, mismas que son seleccionadas por las dependencias y entidades, según “las mejores condiciones disponibles” en cuanto a precio, calidad y financiamiento (entre “otros” criterios).

Estas formas son la adjudicación directa (sin concurso), la invitación a cuando menos tres personas (concurso entre licitantes específicos) y la licitación pública (por concurso).

En los últimos 15 años, el 44.28 por ciento de los contratos obtenidos por Grupo Bal (o 240 acuerdos) no implicaron concurso. Por esta vía, se embolsó 4 mil 763 millones 016 mil 604.59 pesos.

Por ejemplo, uno de los contratos firmados con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) -con número AD22/2010- implica un “contrato abierto por un monto mínimo de 450 mil 915 pesos y un monto máximo de 1 mil 127 millones 210 mil 450 pesos”.

Asimismo, durante este tiempo, el 42.62 por ciento de los contratos (o 231) fueron licitados de manera pública.

Esto implicó una erogación federal de 10 mil 435 millones 694 mil 530.65 pesos. Uno de estos contratos (el número LPNM006004-008/2010) es también “abierto”, por un mínimo de 2.4 mmdp y un máximo de poco más de 6 mmdp, suscrito ante la SHCP como parte de un seguro de vida institucional a nivel federal.

Por invitación a tres personas, Grupo Bal obtuvo 35 contratos por un monto de 876 millones 153 mil 605.09 pesos. El resto de los acuerdos (36 en total) se dió por variantes de alguna de los tres principales formas de contratación (como la “exclusión”), o por procesos de adjudicación establecidos en la normatividad interna de las diferentes dependencias federales.

Hay cuatro empresas de este conglomerado empresarial que concentran los 542 contratos que aparecen en el POT y en la plataforma Compranet. Ellas son GNP, Médica Móvil, Crédito Afianzador y Palacio de Hierro.

GNP, sin duda, es la que más contratos consiguió. Entre enero de 2003 y marzo de 2018 obtuvo un total de 435, por un monto de 16 mil 837 millones 133 mil 886.36 pesos. La compañía con 110 años cumplidos de existencia firmó, principalmente, con empresas del Estado del sector de comunicaciones y transportes (122 según el POT), de ciencia y tecnología (95), y hacienda y crédito público (92).

Médica Móvil nació el 11 de enero de 1982, y hoy por hoy, cuenta con más de 100 grupos corporativos como clientes, de acuerdo con su página oficial.

La empresa de 36 años firmó al menos, entre 2008 y 2013, seis contratos con la compañía de participación estatal mayoritaria, Leche Industrializada de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), mejor conocida como LICONSA, por la cantidad de 52 mil 181.79 pesos.

Crédito Afianzador tiene una historia que se remonta a 1913, a unos años de que las afianzadoras obtuvieran la posibilidad de ser garantes de terceras personas, gracias a leyes promovidas por el General Porfirio Díaz.

Entre 2006 y 2009, esta compañía obtuvo 22 contratos con el Gobierno federal, por un monto de 3 millones 521 mil 353.13 pesos. Entre las dependencias con las que llegó a un acuerdo están la Casa de Moneda de México, el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP) y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Palacio de Hierro abrió sus puertas en 1891, año en que fue promulgada la Ley Reglamentaria de Instrucción Obligatoria en el Distrito Federal y los Territorios de Tepic y Baja California. En 1995, surge su icónica frase propagandística “Soy totalmente Palacio”, que hoy en día, “forma parte de la cultura popular por derecho propio”, explica su sitio de Internet.

Con más de 120 años de existencia y más de 20 tiendas de lujo en todo el territorio nacional, entre 2006 y 2016, cerró 79 contratos con el gobierno federal por 2 millones 677 mil 505.13 pesos, correspondientes a la compra de artículos y obsequios, además de la adquisición de vestuarios para programas de televisión con presupuesto público.

Entre sus principales clientes están el Canal 11 y la Secretaría de Salud, con 27 contratos cada una; el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) con cinco; Nacional Financiera (NAFIN) con cuatro; entre otras.

LAS CONCESIONES DE GRUPO BAL

Una concesión es, de acuerdo con el Gobierno federal, la cesión de derechos por parte de una entidad o dependencia, a favor de particulares o de empresas para proporcionar servicios.

En los últimos 22 años, Grupo Bal ha obtenido un mínimo de 84 concesiones diferentes. Las mineras Industrias Peñoles y Fresnillo tienen 39 autorizadas por la Secretaría de Economía, la Comisión Bancaria y de Valores (CNBV) y el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Peñoles tiene cinco, de las cuales, una venció en 2017. Del resto de sus permisos, uno vencerá en 2026 y los demás cuentan con vigencia “indefinida” (lo que quiere decir que se pueden extender sin límite de tiempo preestablecido).

Fresnillo, por su parte, tiene 34. Tres vencieron en 2010, 2012 y 2016, respectivamente. Las demás vencerán entre los años 2036 y 2063. Además, esta empresa cuenta con 74 autorizaciones adicionales para diversas encomiendas, según los datos del POT.

De acuerdo con información de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) hasta febrero de este año, los ingresos de Peñoles, que opera la subsidiaria Fresnillo (y que es el mayor productor de plata refinada del mundo), pasaron de 22 mil 057.8 a 22 mil 773.4 millones de pesos, entre el último trimestre de 2016 y 2017. Esto supone un crecimiento de 3.2 puntos porcentuales en un año.

GNP y Profuturo también tienen concesiones de gobierno para dar servicios de seguro de vida y de gastos médicos, así como servicios de inversión con “recursos provenientes de las cuentas individuales” de seguridad social del Estado y de los Sistemas de Ahorro para el Retiro (LSAR).

GNP tiene nueve. Una de ellas venció en 2014, dos concluirán este año y el resto tienen vigencia indefinida. En el caso de las 10 concesiones de Profuturo, una concluirá en marzo de 2021, cuatro son indefinidas, y el resto -de entre las cuales, dos datan de 1997- no “prevé el término de la vigencia”.

Además, Valores Méxicanos (Valmex) y Palacio de Hierro cuentan con 10 concesiones, cada una. Salvo dos, todas las concesiones de financiamiento y crédito de Valmex, acordadas con la CNBV, la SHCP y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), seguirán vigentes, como mínimo, hasta el 2045 (muchas de ellas tienen vigencia indefinida).

El Informe Anual 2016 de GNP refiere que, en un periodo de un año, los activos totales de la compañía tuvieron una variación real positiva de 26.5 puntos porcentuales, hasta alcanzar los 142 mil 257 millones de pesos corrientes. En ese tiempo, la utilidad neta de GNP (cuya filial es Valmex) tuvo una variación de 1 mil 121.2 por ciento, hasta llegar a los 2 mil 124 millones de pesos.

Por otro lado, las concesiones de Palacio de Hierro, cerradas con la Secretaría de Gobernación y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) a partir de 2007, en su mayoría tienen vigencia indefinida, sobre todo, para la “organización de sorteos”. En total, el POT arroja que esta gigante de las tiendas departamentales ha suscrito más de 50 acuerdos.

Crédito Afianzador, asimismo, cuenta con cinco concesiones ante la SHCP. Datan de 1991 y se extienden de manera indefinida. Finalmente, Médica Móvil cuenta con una concesión que involucra a la Cofetel y a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)​. Su contrato es indefinido también.

Palacio de Hierro, la tienda con más de 12 mil 400 empleados, según sus propias cifras, tuvo en el último año un crecimiento de 195.1 por ciento, alcanzando ganancias por 337.9 millones de pesos. Sin embargo, la utilidad neta de la compañía -cuya filial es Crédito Afianzador- fue moderada. A lo largo del último año registró un avance de 1.4 por ciento, con ingresos superiores a 7 mil 100 millones de pesos.

LA FORTUNA DE ALBERTO BAILLÉRES

Según la revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, Forbes México, Alberto Baillères González es el tercer hombre más rico del país -después de Carlos Slim Helú (Carso) y Germán Larrea Mota Velasco (Grupo México)- con una fortuna personal valuada en 10.7 mil millones de dólares (o 217 mil 221 millones 449 mil pesos al tipo de cambio actual).

En 2016, Bloomberg presentó un análisis que refiere que, ese mismo año, la fortuna del empresario mexicano había sido la que más crecimiento tuvo de entre los 10 principales magnates de América Latina, sobre todo por el aumento en los precios de metales como el oro y la plata (él es el dueño de Peñoles, el mayor productor de plata refinada del mundo).

Entonces su fortuna repuntó en 14 por ciento, lo que quiere decir que en un periodo de 12 meses, sus bolsillos sumaron 1 mil 300 millones de dólares adicionales (o más de 25.8 mil millones de pesos al tipo de cambio de la época). Esto es un monto superior al presupuesto neto para 2018, del Instituto Nacional Electoral (INE).

Como referencia, ese mismo año, la riqueza de Carlos Slim Helú, quien ha llegado a ser el hombre más rico del mundo y cuya fortuna actual supera los 67.1 mil millones de dólares (más de 1.3 billones de pesos), descendió 5.4 puntos porcentuales.

A pesar de este incremento, refiere otro informe de Bloomberg, durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, la familia Bailléres ha venido perdiendo dinero. Según el Índice de Multimillonarios de ese medio de comunicación, de 2012 a la fecha, los ingresos de las diversas compañías que componen al Grupo Bal han perdido un total de 8.7 mil millones de dólares (176.5 mil millones de pesos al tipo de cambio actual).

Este caída contrasta con el crecimiento de la fortuna de los Bailléres durante el sexenio anterior, que según Forbes, fue de 2.8 a 16.5 mil millones de dólares. Esta enorme escalada monetaria se debió, principalmente, al crecimiento de Peñoles en la bolsa (sus acciones tuvieron un incremento de 450 por ciento entre 2006 y 2012).

Debido a la caída de Grupo Bal durante la actual administración, Bloomberg detalló que por ello, los Bailléres están buscando diversificar sus negocios. Esto explica por qué incursionaron en el negocio del petróleo con Petrobal, o la inversión de 300 millones de dólares para remodelar el Palacio de Hierro de Polanco (buscan superar a la competencia, liderada por Liverpool y Saks Fifth Avenue).