En los templos de Kayurajo, entre las figuras que hacen el amor, surge un animal de fuerza inaudita. Una leona llamada Shardula.