El propietario original fue identificado como Ignacio Quiñonez Díaz, quien regenteaba el lugar hasta que el 6 de diciembre del 2013 fue detenido por el delito de trata de personas en su modalidad de alojamiento. Hasta el momento se mantiene en el penal de San Miguel.

Por Edmundo Velázquez

Puebla/Ciudad de México, 11 de octubre (Periódico Central/SinEmbargo).-  A pesar de que existe una serie de denuncias anónimas en contra de la casa de citas que prostituye a menores de edad en la colonia 20 de Noviembre, en el municipio de Puebla, agentes de la Policía Ministerial protegen a su actual administradora, conocida como Rosa María Rico Hernández.

Según informaron vecinos de la colonia, la casa opera con el apoyo de ministeriales que piden un pago a la propietaria quien, desde 2013 se hace cargo del inmueble y a pesar de que ha sido clausurada en ocasiones previas por la Fiscalía General del Estado (FGE) vuelve a ser abierta días después.

El propietario original fue identificado como Ignacio Quiñonez Díaz, quien regenteaba el lugar hasta que el 6 de diciembre del 2013 fue detenido por el delito de trata de personas en su modalidad de alojamiento. Hasta el momento se mantiene en el penal de San Miguel enfrentando el proceso penal número 492/2013.

Ignacio Quiñonez dejó como encargada a Rosa María Rico Hernández, quien pasó de ser una de las empleadas del lugar a la actual madrota del sitio. Ella impone los horarios y engancha a las mujeres de todas las edades que llegan a lugar.

Rosa María Rico además mantiene una serie de pagos a agentes ministeriales para que sean advertidas cuando ocurren operativos e incluso les paga por protección y pide que lleguen al lugar cuando hay clientes problemáticos.

Como Periódico Central informó, en esta casa de citas laboran al menos 30 mujeres, algunas de ellas menores de edad, a quienes se les exige tener hasta 16 encuentros sexuales mínimo por día y cobran cada uno en 150 pesos. De cada servicio sexual apenas perciben un 40 por ciento.

Un grupo de mujeres que son explotadas en el lugar, denunciaron a Periódico Central que los administradores del sitio inicialmente las apoyaban rentándoles solamente los cuartos.

Sin embargo ahora son prácticamente víctimas de trata pues les exigen horarios, un número mínimo de clientes al día y les quitan la mayoría de sus ganancias, además que han notado que varias de sus compañeras son menores de 18 años o no cuentan cómo acreditar la mayoría de edad.

La casa se encuentra en la calle 9 Norte, número 7208, de la colonia 20 de Noviembre, frente al hotel que tiene el mismo nombre. La casa de citas carece de algún tipo de anuncio y la puerta central tiene solamente una cortina que cubre lo que ocurre al interior.

* REPRODUCIDO EN SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DEL AUTOR Y DE PERIÓDICO CENTRAL DE PUEBLA