El Presidente Donald Trump ha advertido en varias ocasiones a la industria automotriz de que si traslada sus plantas a México le impondrá altos impuestos y ha criticado a empresas como Ford, General Motors y Toyota. Ahora, cuando se lleva a cabo la cuarta ronda de renegociaciones del TLCAN, está proponiendo elevar los requisitos del contenido en los autos, lo que podría acabar con el acuerdo, advirtió hoy el sector automotriz. “Aumentar el contenido regional de los autos los encarecería y golpearía a las ventas”, dijeron empresarios a Bloomberg.

Estados Unidos tuvo un déficit comercial de 63 mil millones de dólares con México el año pasado, en comparación con un superávit de 7 mil 700 millones con Canadá. En otras palabras, eliminando el comercio de automóviles y partes, Estados Unidos en realidad tendría un superávit comercial con México.

Con el TLCAN la industria automotriz mexicana se consolidó como uno de los principales pilares del crecimiento económico al representar el 3.0 por ciento del PIB cuando al inició el acuerdo comercial tenía una participación del 1.9 por ciento.

Ciudad de México, 11 de octubre (SinEmbargo).– El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó que quedan por delante duras negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero que es posible llegar a un acuerdo y que estudiaría firmar un pacto comercial con Canadá, ya sin México.

Durante una comparecencia en la Casa Blanca junto al Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, al mandatario estadounidense se le preguntó sobre si el TLCAN está muerto, a lo que respondió: “Ya veremos qué ocurre”.

Sobre un posible acuerdo con Canadá sin México, Trump dijo a la prensa este miércoles: “Veremos si podemos hacer el tipo de cambios que necesitamos. Tenemos que proteger a nuestros trabajadores y, para ser justos, el Primer Ministro quiere proteger también a Canadá y a su gente. Debe ser justo para ambos países”.

Esta declaración la realiza Trump justo en el inicio de la cuarta ronda de negociaciones del acuerdo comercial, la cual se realizará desde este miércoles hasta el 17 de octubre en Washington.

Ayer, en una entrevista publicada por la revista Forbes, el Presidente insistió en que para lograr un buen acuerdo para su país quizá sería necesario acabar con el TLCAN y negociar acuerdos bilaterales.

INCERTIDUMBRE EN SECTOR AUTOMOTRIZ

El sector automotriz de Estados Unidos hizo sonar las alarmas sobre los esfuerzos de la administración de Donald Trump por reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y elevar los requisitos de contenido en los autos, de acuerdo con Bloomberg.

Los cambios en las llamadas reglas de origen, que rigen qué proporción de un automóvil debe provenir de los países del TLCAN para que el vehículo reciba los beneficios del pacto comercial, aumentarán la complejidad y los costos, dijo a Bloomberg Don Walker, presidente ejecutivo de Magna International.

La cuarta ronda de negociaciones del TLCAN inicia este miércoles, en medio de crecientes señales de que Estados Unidos está poniendo sobre la mesa propuestas que podrían acabar con el acuerdo.

En cuanto a las normas de origen, se espera que Estados Unidos proponga elevar sustancialmente el requerimiento del TLCAN del actual 62.5 por ciento y, potencialmente, agregar un requisito de contenido específico de Estados Unidos, lo que ha provocado temores de una interrupción a las complejas cadenas de suministro.

También será caro para los consumidores, advirtió el martes Mark Scarpelli, presidente de la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles, en Detroit.

“Cualquier cosa que eleve el precio de un automóvil afectará en última instancia a los consumidores y las ventas”, dijo a Bloomberg.

Desde que era candidato, Donald Trump amenazó a la industria automotriz de que si invertía en México le impondría altos impuestos a las importaciones de autos, criticando a empresas como Ford, General Motors y Toyota.

Estados Unidos tuvo un déficit comercial de 63 mil millones de dólares con México el año pasado, en comparación con un superávit de 7 mil 700 millones con Canadá. El déficit comercial con México en el sector automotriz fue de 74 mil millones de dólares. En otras palabras, eliminando el comercio de automóviles y partes, Estados Unidos en realidad tendría un superávit comercial con México.

Magna, con sede en Aurora, Ontario, tiene más de 25 mil empleados en Estados Unidos y suministra más piezas originales por ventas a fabricantes de automóviles en el continente que cualquier otro proveedor, según el ranking de Automotive News.

“Cambiar las reglas ahora, después de que los fabricantes de automóviles y los proveedores han invertido en toda la región, sería un cambio costoso”, dijo Walker al diario.

EU EL PRINCIPAL MERCADO DE MÉXICO

Con el TLCAN la industria automotriz mexicana se consolidó como uno de los principales pilares del crecimiento económico al representar el 3.0 por ciento del PIB de México. Cuando inició el acuerdo comercial tenía una participación del 1.9 por ciento.

De acuerdo con el estudio “Estadísticas a propósito de…la Industria automotriz” del Instituto Nacional de Estadística y Geografía  (Inegi), en 1993 había instaladas 10 plantas de cinco marcas diferentes; en 2015 ya había 18 plantas de ocho marcas diferentes y en el período 2017 a 2019 se tienen planeados otros seis proyectos, de los cuales cuatro son de empresas no estadounidenses.

Distintos analistas perciben que el problema de la industria automotriz en México es su dependencia elevada del mercado estadounidense, de ahí la alerta de que la cuarta ronda de renegociación se centre en este sector.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), al cierre de 2016 el 86 por ciento de las exportaciones se concentró en el área de América del Norte. En 2013 la participación era del 76 por ciento.

El mercado estadounidense concentró 77.1 por ciento de las exportaciones de vehículos colocándose como el tercer exportador de automóviles hacia los Estados Unidos, y es el primer proveedor de camiones y de autopartes.

En el mes de septiembre, la producción de vehículos de México subió un 7.7 por ciento a tasa interanual, mientras que las exportaciones escalaron un 15.0 por ciento, ambas a cifras récord.

Las ensambladoras establecidas en México fabricaron 307 mil 174 vehículos ligeros y exportaron 270 mil 899 unidades en el noveno mes del año, publicó la AMIA.

Los envíos a Estados Unidos aumentaron un 7.8 por ciento, en tanto que a Canadá crecieron un 9.2 por ciento, en cifras interanuales.

La AMIA agrupa a las unidades en México de las estadounidenses Ford y General Motors; las japonesas Honda, Mazda, Nissan y Toyota; la alemana Volkswagen, y la italiana Fiat, que controla a Chrysler.

Con el TLCAN la industria automotriz mexicana se consolidó como uno de los principales pilares del crecimiento económico al representar el 3.0 por ciento del PIB de México. Foto: Cuartoscuro.