EN UN CLIC

ESTÁS EN LA SECCIÓN MUNDO

Línea de ropa creada por el hijo del narcotraficante Pablo Escobar causa controversia en Colombia

 
Imagen: escobarhenao.com

Imagen: escobarhenao.com

Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo) .- Juan Pablo Escobar Henao, hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, lanzó una línea de ropa con la que llama a no seguir los pasos de su padre.

En 2012, el hombre de 36 años fundó “Escobar Henao”, la marca con la que fabrica playeras estampadas con documentos que alguna vez identificaron a Escobar, abatido en Medellín en diciembre de 1993.

Por ejemplo, en ellas se puede ver su licencia de conducir, su cédula de ciudadanía, su credencial de la universidad y su tarjeta de crédito.

Además, cada playera lleva estampada una frase que invita a reflexionar a los consumidores tales como “Tus privilegios ¿Son acaso fruto de tus engaños?” o “¿Qué piensas hacer con tu futuro?”.

Las prendas tienen un costo de 60 a 95 dólares y se pueden adquirir en internet.

“Esta prenda tiene el Carnet de identificación del Liceo Antioqueño, lugar donde Pablo Escobar cursó sus estudios de bachillerato. ¿Qué piensas hacer con tu futuro? Así reza la frase que acompaña la prenda. Reflexiona antes de tomar decisiones en los puntos de NO retorno en tu vida. Nunca es tarde para corregir el rumbo”, se lee en la descripción de una de las playeras.

“No creemos que una camiseta va a hacer a los jóvenes más o menos violentos, pero instala el debate con mensajes inequívocos sobre la paz”, dijo hace unos días Escobar Henao, conocido como Sebastián Marroquín luego del asesinato de su padre, al diario El País.

 

Textos y fotos realizados por reporteros, editores y/o agencias noticiosas para SinEmbargo.

Sin comentarios

Escribe un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".