Protesta de familiares por desaparecidos. Archivo Histórico del Comité Eureka. Foto: Facebook/FUNDENL

En 2013 la CNDH registró 27 mil 243 personas desaparecidas Foto: Archivo Histórico del Comité Eureka. Facebook/FUNDENL

Ciudad de México, 12 de abril (SinEmbargo).–  “Roy Rivera Hidalgo se llama mi hijo. En el 2011 llega un comando armado a mi domicilio, algunos vistiendo chalecos municipales de Escobedo, Nuevo León. Roban todo lo que encuentran en mi casa y no conformes con esto, deciden llevarse a mi hijo….”

Quien habla es Irma Leticia Hidalgo. Detalla que los plagiarios pidieron dinero a cambio de la liberación de su hijo mayor. “Lo logramos juntar, a pesar de que nos robaron todo: lo material y lo mas valioso que es mi hijo. Se los pagamos dos días después con la promesa de que nos iban a regresar a Roy”.

Sin embargo, el joven de entonces 18 años, no volvió con su familia.

Roy era estudiante de Filosofía y Letras y faltaban 14 días para que cumpliera 19 años cuando fue “levantado” un 11 de enero de 2010. A tres años de su desaparición, sus familiares aún continúan su búsqueda.

“Yo soy mamá de Cristan Carín Flores, el joven que salió a trabajar un 12 de agosto del 2010 y ya no regresó… No lo volvimos a ver” narra Lourdes Huerta, integrante de FUNDENL.

Esa mañana, Cristian se levantó para ir a trabajar, tomó sus llaves y salió rumbo a Coahuila para entregar chocolates, trabajo que desempeñó durante años.

Doce días después de su desaparición, nació el nieto de Lourdes, pequeño de tres años que ahora no tiene seguro social a falta de su padre.

“ Desde el 2010 no he cambiado mi  número de teléfono porque es el que Cristian se sabía, lo tengo pegado a mí día y noche porque sin el algún momento el pudiera hablar, sería a este número…” cuenta Lourdes.

Los nombres de Roy y de Cristian son dos de las 13 víctimas que “alguien” borró de la lista de desparecidos en Nuevo León y por los que familiares e integrantes de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros y Nuestros Desaparecidos (FUNDENL) buscan justicia.

“No lastimamos a nadie, no le hacemos daño a nadie, simplemente necesitamos un lugar. Es un punto de reunión un dispositivo de esperanza para nosotros. Es muy simbólico tener un lugar donde estar pensando y hablándole a nuestros hijos”, explicó Lourdes Huerta con relación al retiro de las calcomanías de la plaza de Monterrey.

La FUNDENL denunció también que la violencia en la entidad sigue y que pese a los llamados de auxilio a los gobiernos estatal y federal no han recibido apoyo. También dicen que el gobierno no tiene cifras específicas de cuántos desaparecidos hay en Nuevo León.

“Nos hemos topado con una autoridad tan indolente, tan ciega, incluso spots televisivos del gobierno donde mencionan que por los desaparecidos, ya no pueden hacer nada…” detalló Hidalgo.

AL GOBIERNO NO LE IMPORTA

Familiares de Roy exigen :su localización al gobierno de Nuevo León. Foto: Facebook/ FUNDENL

Familiares de Roy exigen :su localización al gobierno de Nuevo León. Foto: Facebook/ FUNDENL

El pasado 28 de febrero se dio a conocer el hallazgo de 4 mil fragmentos de restos humanos en Nuevo León, según informó Adrián de la Garza, Procurador General de Justicia del estado, quien declaró: “Hemos encontrado cuatro mil fragmentos más. No estoy hablando de cuerpos, estoy hablando de fragmentos, en los mismos lugares que ya habíamos abandonado porque no había nada a la vista”.

Ante dicha declaración, el colectivo mostró su preocupación y solicitó al procurador que se realizaran las investigaciones correspondientes para saber si entre aquellos restos estaban los de sus familiares.

Por su parte, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) registró 46 secuestros en 2013; 61 en 2012; 51 en 2011, 18 en 2010 y 13 en 2009, sin embargo, no todos los desaparecidos corresponde al número de personas secuestradas, y el total de estas cifras son sólo las denuncias hechas por este delito.

Además, en julio de 2013, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) registró 27 mil 243 personas desaparecidas, y destacó que los estados con el mayor número de víctimas eran: Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Michoacán, Tamaulipas y Sinaloa, sin embargo, Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la CHND, destacó que de esa lista, destacaba: Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

“Cada organismo tiene sus propias cifras, unos dicen que se registraron mil 200 de 2010 a 2013 […] Si ni siquiera saben a quién están buscando porque no tienen los datos, cómo vamos a creerles que los van a encontrar […] Que quede clara la deuda pendiente que tiene el gobierno de Nuevo León con todas y todos los  desaparecidos, así como con sus familiares” denunció la madre de Roy.

Por su parte, La organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC) denunció en marzo de este año, que en Nuevo León, el tema de las personas desaparecidas sigue siendo una tarea pendiente, pues aseguró que son miles las víctimas de las desapariciones “y el dolor y los daños que genera a las familias es indescriptible”.

El 24 de marzo, por medio de un comunicado de prensa FUNDENL acusó que durante tres años ha pedido al Estado mexicano que haga” lo que es su responsabilidad”, pero en casos como el de Nuevo León ” el gobierno de Rodrigo Medina se ha negado a aceptar públicamente la tragedia humanitaria que vivimos en torno a las desapariciones, inclusive, a la fecha no se cuenta con información pública sobre el número de personas desaparecidas en el estado” denunció  el colectivo.

¿A QUIÉN LE MOLESTA TANTO?

Lista de personas desaparecidas. Foto: Imagen de FUNDENNL

Lista de personas desaparecidas. Foto: Imagen de FUNDENNL

Sobre el vitral de una plaza pública ubicada en las calles de Whasington y Zaragoza, en Monterrey, Nuevo León, estaban  escritos los nombres de personas desaparecidas en ese estado, así como la fecha en fueron vistos por última vez por su familia y amigos, sin embargo, la mañana del 5 de abril esos nombres habían sido borrados.

Familiares e integrantes de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros y Nuestros Desaparecidos (FUNDENL) pegaron desde el 11 de enero las calcomanías que daban cuenta de las últimas víctimas que un día fueron “levantados” o  que simplemente desaparecieron sin dejar rastro alguno.

Javier Castaño Garza, director de Parques y Vida Silvestre del Gobierno de Nuevo León, y encargado del mantenimiento de la plaza, explicó a los familiares de las víctimas que el retiro de los nombres, se trató de un “acto vandálico” y expuso que no tenía información sobre los responsables que quitaron la evidencia de a quienes la justicia todavía no les ha tocado.

“Dudamos mucho que sea de esta manera, se requería de mucho tiempo”, declaró Irma Leticia Hidalgo, integrante de la organización. “El vidrio donde estaban colocados quedó totalmente transparente. No hay forma de que el retiro haya sido rápido o de forma clandestina”, detalló la también madre de Roy Rivera, víctima de secuestro en 2011.

La madre del joven que tendría 22 años actualmente explicó que Javier Castaño les ofreció “lo necesario para preservar los nombres de sus familiares” y dijo que, incluso, el gobierno les haría una placa (información que posiblemente ayudaría para su localización).

Posteriormente,  integrantes de FUNDENL alertaron a los medios de comunicación sobre el retiro de las calcomanías para que aquel “acto vandálico” no quedara impune, sin embargo, cuando se acercaron de nuevo al al encargado del la plaza para solicitar la ayuda que les había prometido, éste respondió: –ay señora, si ya hasta ‘periodicazos’ hubo–, explicó Leticia Hidalgo en entrevista.

“Cambió rotundamente de opinión, creyó que íbamos a confiar en palabras… –ya me hablaron ‘estas gentes’,  y yo no tengo  ninguna injerencia en el asunto, tampoco puedo decir que sí lo hagan, o no…– , dijo”.

“Nosotros creemos definitivamente que [el retiro de las calcomanías] es una orden de parte de la autoridad gubernamental, no sabemos quién. Nadie da la cara. Nos causa mucha confusión e inquietud que el mismo día que retiran las placas en el estado de Morelos que colocó el Movimiento por la Paz, también  los quitan [los nombres de los desaparecidos] en Nuevo León”, detalló la activista.

Ante el desinterés que las autoridades estatales han demostrado con los familiares inconformes, los integrantes de FUNDENL realizarán hoy en la misma plaza pública un acto simbólico en que pondrán nuevamente los 13 nombres de la personas que jamás volvieron a su hogar, la palabra DESAPARECIDO, así como la fecha en que se le dejó de ver a cada uno de ellos.

“Quieren borrar cualquier indicio de denuncia de las víctimas, como si borrándolos borraran la impunidad […] Cuántas veces los quiten, cuantas veces los veremos a volveremos a colocar”, advirtió la madre de Roy.

Por su parte, el colectivo emitió un comunicado el pasado jueves 10 de abril, donde preguntan al Gobernador de Nuevo León,  Rodrigo Medina de la Cruz, en referencia al retiro de nombres de las víctimas: “¿Qué les duele?, ¿Por qué les molesta ver el nombre de nuestros desaparecidos?,¿A quién le molesta tanto?”.

PADRES QUE LUCHAN

FUNDENL es una asociación civil que se conformó el 12 de abril de 2010, y está integrada por familiares de desaparecidos de manera forzada o que fueron secuestrados en Nuevo León, y cuyo objetivo es “la presentación con vida de nuestros desaparecidos y desaparecidas”, según explica el colectivo a través de su página oficial en Internet.

“Nos fuimos conociendo en nuestro peregrinar en las distintas instituciones y decidimos empezar a juntar y tratar de que las personas nuevas que se integran no pasen por el largo camino que nosotros hemos pasado”, explicó la activista Irma Hidalgo, integrante de la asociación.

“La idea nunca ha sido confrontar a las autoridades, lo único que hemos querido siempre  es encontrar nuestros hijos, somos ciudadanos afectados” agregó por su parte Lourdes Huerta.

En 2012, integrantes del colectivo lograron que se realizaran cambios en la Ley General de Víctimas a nivel estatal, sin embargo, los familiares de los desaparecidos detallan que esas modificaciones los respaldaron, pero según informaron “la Ley no cuenta con presupuesto para apoyarnos”.

La organización también explicó que pese a que estén “amparados” por la Ley, para poder realizar actos en memoria de los desaparecidos, siguen siendo hostigados por las autoridades.

La asociación ofrece asesoría legal para quienes se acercan por primera vez y sepan presentar una denuncia, dar seguimiento legal al caso, así como apoyo psicológico, amplía la organización.

A través de la página FUNDANL los familiares pueden difundir la imagen de sus víctimas.

FUNDENL está integrado organizaciones de la sociedad civil como:

  • Fuerzas Unidas por Nuestros y Nuestras Desaparecidas en Nuevo León
  • Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad
  • Colectivo El Grito Más Fuerte
  • Contingente Mx
  • Propuesta Cívica, AC
  • Bordando por la Paz
  • Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos en Jalisco
  • Centro Feminista de Defensa de los derechos de las Mujeres “Leticia Galarza Campos” AC
  • Observatorio Mexicano de Derechos Humanos AC
  • Contingente Mty
  • Alianza Cívica Nuevo León, AC
  • +Allá de la Marcha
  • Iglesias por la Paz
  • Centro de Estudios Ecuménicos
  • Arthemisas por la Equidad, A.C.