Ciudad de México, 12 de abril (SinEmbargo).– Un grupo de 15 migrantes originarios de Honduras y mutilados por La Bestia en su travesía para cruzar México y llegar a Estados Unidos para “cumplir sus sueños”, realizan una caravana desde su país con la meta de llegar hasta el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, quien hasta el momento sólo les contestó con una emisaria.

“Queremos que él vea con sus ojos nuestra problemática y las consecuencias de la migración. Que él nos atienda, que tenga un poco de humanidad hacia nosotros que venimos de tan lejos, con nuestros propios medios. Que no deje pasar tanto tiempo”, dijo José Luis Hernández, presidente de Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad (Amiredis).

Los migrantes sin piernas, brazos y manos quieren una reunión con Peña Nieto para pedirle que gire instrucciones para que el Instituto Nacional de Migración (INM) les otorgue visas humanitarias y dejar así de ser violados, mutilados, no sólo por el tren, sino por el crimen organizado que los secuestra para cobrar rescates.

Norman Saúl Varela, vicepresidente de la organización, expuso que tuvieron una reunión en la Secretaría de Gobernación (Segob) con la Subsecretaria Paloma Guillén Vicente.

“Pero nosotros nos gustaría que él personalmente nos recibiera, que no le vayan a contar, que nos vea. Estamos cansados, tenemos una discapacidad no sólo del cuerpo, sino también económica. No nos vamos a ir hasta que lo veamos, sabemos que es una persona humana, que no se tarde tanto en recibirnos”, dijo.

Los 15 migrantes salieron de Honduras en marzo y avanzaron por México en autobús y caminando, aún con las limitaciones físicas que poseen.

“Nosotros no sólo pedimos para este grupo, somos más de 450 mutilados en Honduras, representamos a ese grupo, hay también en Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá. Pero lo principal es que queremos que la situación cambie para los indocumentados que tienen que pasar por México para llegar a Estados Unidos, si pueden transitar libremente, no se verán obligados a subirse a ese maldito tren”, dijo Saúl Varela.

El migrante recordó que hace unos días visitaron un albergue donde estaba una mujer que fue violada por cuatro hombres y varios hondureños mutilados a machetazos por miembros del crimen organizado.

“Aquí en México nos cazan, tenemos que escondernos en el monte, andar corriendo porque nos tratan peor que animales; alrededor de 80 por ciento de las mujeres migrantes que transitan por este país son violadas, además de los secuestros y extorsiones a los que se enfrentan”, dijo.

Los migrantes pidieron a Peña Nieto ser recibidos de la misma forma como lo hizo con el Presidente de Francia, François Hollande.

“Recibió al Presidente de Francia, queremos que también nos reciba, también somos importantes”, afirmó.

PETICIONES PARA EPN

La asociación de migrantes tiene peticiones concretas para Enrique Peña Nieto y una de ellas es regular la condición migratoria  por razones humanitarias para que dejen de ser víctimas de accidentes a bordo de La Bestia o a manos de los criminales.

En segundo lugar, los hondureños piden atención médica garantizada, prótesis para los mutilados, atención psicológica y rehabilitación que incluya medicamentos, alimentos y seguridad social en México.

La mayoría de los indocumentados mutilados fueron deportados a Honduras –después de tres días de que les fueron realizadas cirugías en hospitales mexicanos– sin medicamentos, sin prótesis y en autobús.

“En mi caso tuve que arrastrarme por el pavimento con los puños porque me regresaron sin muletas, sin nada”, recordó Norman Saúl.

Los migrantes piden que México facilite y promueva acciones internaciones, regionales y nacionales para que las personas mutiladas puedan continuar con su plan de vida, así como el libre paso por el territorio mexicano.

Entre sus peticiones, los hondureños solicitan protección a la ruta migratoria, principalmente en el trayecto de La Bestia, lugar en el que se cometen una gran cantidad de delitos en contra de quienes buscan llegar a Estados Unidos a través del tren.

De acuerdo con expertos los traficantes de drogas encuentran en los migrantes centroamericanos, que cruzan por México con la esperanza de llegar a Estados Unidos, todo un negocio aparte: secuestro, extorsión, reclutamiento y trata.

Y esto se hizo más grave desde que, hace 7 años, el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa lanzara su guerra contra el narcotráfico. Una tragedia que algunos señalan como emergencia humanitaria.

“La migración se está integrando a un esquema de diversificación de los propios narcotraficantes ahora que el Estado Mexicano está diseñando estrategias de contención contra el crimen organizado. Lo que está haciendo el narcotráfico cuando toma en sus manos al migrante es tener una alternativa adicional de ingresos dado el riesgo que está teniendo a propósito de los ingresos tradicionales por la compra, venta, traslado de drogas”, dijo en diciembre del año pasado Javier Urbano Reyes, coordinador del Programa de Asuntos Migratorios (Prami) de la Universidad Iberoamericana (UIA).

Urbano explicó: “En todos los casos el migrante es un actor que por las circunstancias está confluyendo por la mismas rutas de tráfico de drogas y en segundo lugar el propio migrante se ha integrado como una fuente tradicional de recursos y están saliendo dos tipos de productos: el migrante utilizado como mercancía y el reclutado como sicario, pero este último vínculo es muy forzado por el narcotraficante”.

De acuerdo con el experto, no existen cifras exactas del porcentaje de migrantes que son reclutados en las filas del narco; tampoco las hay sobre los abusos a los que son sometidos durante su paso por la Ruta del Migrante a bordo de La Bestia.

Pero sí se tiene documentado que el negocio masivo para los criminales en cuanto a los indocumentados es la extorsión y el secuestro.

“Se sabe bien que hay una cuota que oscila entre los 100 y los 500 dólares para poder ir sobre La Bestia y si la persona no tiene para pagar es arrojado del tren. También se sabe que existen gran número de casas de seguridad a donde llevan a los migrantes secuestrados; que desde allí se pide rescate a sus familiares y si no pagan, los matan”, detalló.

Las mujeres son violadas y secuestradas para utilizarlas en la trata como esclavas sexuales; sin embargo para Urbano, esta realidad apenas se conoce por la falta de registro, atención y seguimiento de las autoridades mexicanas.

Los migrantes que llegaron hace unos días a la Ciudad de México para buscar una entrevista con Peña Nieto, piden que el gobierno mexicano impulse la creación de acuerdos bilaterales México-Honduras, que permitan la creación  de proyectos para el beneficio de las personas mutiladas a su paso por la República Mexicana.