París, 12 jun (EFE).- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, no se ha visto beneficiado en intenciones de voto del escándalo de Dominique Strauss-Kahn, que ha apartado a este líder socialista de las carrera para las presidenciales del año próximo en las que había aparecido como favorito.

Esta es la conclusión de una encuesta del instituto demoscópico Ifop publicada hoy por “Le Journal du Dimanche”, según la cual Sarkozy se estanca o incluso retrocede en intención de voto respecto a otros sondeos hechos hace cuatro semanas.

El actual jefe del Estado no quedaría en primera posición de la primera vuelta de las presidenciales en caso de celebrarse ahora, ni si se presentara como candidato socialista el antiguo primer secretario de ese partido François Hollande ni la que ocupa actualmente ese puesto, Martine Aubry, según las respuestas de los encuestados.

En concreto, Sarkozy tendría que conformarse con un 22% de los votos en esa primera vuelta (el mismo porcentaje que se le daba en esa opción en otro sondeo realizado del 10 al 12 de mayo), frente al 26% que conseguiría Hollande (tres puntos más que hace cuatro semanas) y el 21% que lograría la candidata del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen (se le atribuía un 23% en mayo).

Si Aubry fuera la candidata socialista, ella encabezaría el escrutinio con un 23% (24% en mayo), mientras el presidente francés quedaría reducido al 21,5% (un punto porcentual menos que hace cuatro semanas) y Marine Le Pen avanzaría medio punto al 22%.

Strauss-Kahn, en las semanas que precedieron su acusación por agresión sexual el pasado 14 de mayo por una empleada del hotel donde estaba alojado en Nueva York, figuraba en las encuestas como el ganador virtual de la primera vuelta -como mejor candidato socialista- por delante de Sarkozy y de Le Pen.

El ministro del Interior, Claude Guéant, quitó importancia a los últimos resultados con el argumento de que todavía queda mucho para las elecciones presidenciales de la primavera del año próximo y de aquí a entonces las intenciones de voto van a cambiar.

“Empezarán a reflejar una realidad poco tiempo antes del voto”, señaló en una entrevista a “Le Journal du Dimanche” Guéant, que mostró su confianza inquebrantable en Sarkozy, del que ha sido uno de los más próximos colaboradores durante muchos años: “será reelegido porque es el mejor, no tengo ninguna duda”.