México, 12 Jun. (Notimex).- El secretario de Salud, José Ángel Córdova, señaló la necesidad de fortalecer y perfeccionar en el mundo las disciplinas de bioseguridad, biorriesgo o biocustodia, ante la amenaza de desarrollo de enfermedades, bacterias y virus emergentes.

Al inaugurar el Tercer Simposio Internacional de Bioseguridad y Biocustodia, indicó que hay que estar atentos al surgimiento de esos patógenos y la comunidad mundial debe establecer acciones para orientar al profesional del laboratorio a que realice prácticas seguras.

“En diferentes partes del mundo han surgido enfermedades como el síndrome de fiebre y neutropenia, tuberculosis multidrogorresistente, bacterias resistentes a antibióticos o brotes asociados con la seguridad de alimentos, como el que ocurrió con Escherichia colienterohemorrágica (E.coli) 0104 en Alemania”, destacó.

En un comunicado, Córdova Villalobos señaló que la actividad comercial, el incremento de viajeros internacionales, la urbanización y la migración tienen como consecuencia el intercambio de agentes patógenos que favorecen la aparición de enfermedades emergentes.

Debido a ello, añadió, “es importante contar con personal especializado en el manejo seguro y contención de microorganismos y material biológico peligroso”.

El titular de la Secretaría de Salud (SSA) informó que en México se han tomado diferentes medidas: en 2010 se puso en marcha el Laboratorio de Alta Contención DSL, y con una inversión de poco más de mil millones de pesos inició la construcción del laboratorio nacional de referencia.

Este laboratorio, explicó, cuenta con los más altos niveles y estándares internacionales de bioseguridad y biocustodia, ya que el actual tiene casi 60 años de antigüedad.

“Se invirtieron casi 500 millones de pesos para mejorar el funcionamiento en calidad y bioseguridad de la red de laboratorios de salud pública del país, equipándolos con personal capacitado, instalaciones dignas y equipamiento moderno”, detalló.

Córdova Villalobos destacó que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), como líder de la red nacional de laboratorios de salud pública de México, ha recibido apoyo y capacitación de expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El encargado de la política de Salud en el país, comentó que además se cuenta con la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente modificados, expedida en 2005, capítulo de bioseguridad de las investigaciones en el Reglamento de la Ley General de Salud.

Comentó que el trabajo de bioseguridad y biocustodia implica a las instituciones y unidades clínicas del sector privado y social, por lo que la participación de AMEXBIO es fundamental para el entrenamiento y difusión del tema en beneficio de la salud pública del país.

* México ha invertido más de mil 500 millones en esta materia