Los Mavericks de Dallas vencieron por 105-95 a los Heat de Miami en el sexto partido de las Finales de la NBA, ganaron 4-2 la serie al mejor de siete y se proclamaron nuevos campeones de la NBA.

El escolta Jason Terry anotó 27 puntos y lideró el ataque de los Mavericks, mientras que el ala-pívot alemán Dirk Nowitzki fue el gran héroe del equipo de Dallas al conseguir un doble-doble de 21 tantos, incluidos 10 en el cuarto período, y 11 rebotes.

Nowitzki se proclamó también el Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales.

El título fue el primero que consiguen los Mavericks en la historia del equipo después que en el 2006 perdieron las Finales por 4-2 ante los Heat.