Los compañeros del funcionario prófugo revelaron que se mantenía bajo la protección de Luis Gabriel Cerqueda, titular de la Dirección de Programación y de Roberto García Velarde, quien dirige la Oficialía Mayor.

Por Edmundo Velázquez

Puebla/Ciudad de México, 12 de octubre (Periódico Central/SinEmbargo).- El director del Departamento de Indicios, Nahur Hernández Santaella se encuentra prófugo desde septiembre y se le acusa por el robo de más de 6 millones de pesos en joyas, bolsas de dinero en efectivo, aparatos electrónicos y hasta automóviles que se encontraban en la bodega bajo su cargo y que habían sido confiscados por la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) en detenciones y cateos.

Según información de empleados de la FGE, Hernández Santaella es buscado desde hace un mes y hasta esta semana se abrió formalmente una carpeta de investigación en su contra luego de que sus superiores reportaron los faltantes.

Los compañeros del funcionario prófugo revelaron a Periódico Central que se mantenía bajo la protección de Luis Gabriel Cerqueda, titular de la Dirección de Programación y de Roberto García Velarde, quien dirige la Oficialía Mayor.

Tanto Luis Gabriel Cerqueda como Roberto García Velarde también serán investigados por ser los superiores directos de Nahur Hernández Santaella, ya que el fiscal Víctor Carrancá Bourget ordenó que se profundicen las indagatorias para esclarecer la desaparición de los objetos que se encontraban en la bodega del área de Indicios.

Incluso, según detallaron funcionario de la dependencia estatal, tanto a Cerqueda como a García Velarde se les ordenó presentar cuanto antes a Nahur Hernández Santaella con la amenaza de que se les finquen responsabilidades legales como copartícipes del robo.

En contra de Nahur Hernández Santaella y el área de Indicios ya existían acusaciones por el desvío de pagos en efectivo, así como automóviles que desaparecían del corralón de la Fiscalía.

Como se informó ayer, el robo de los objetos fue revelado por una publicación del diario Intolerancia. Según la versión periodística, los legales propietarios de los objetos confiscados jamás podrían recuperarlos ya que habían sido robados.

Los funcionarios de la Fiscalía encargados del área de Indicios solamente les daban largas para que no pudieran recuperar sus bienes una vez que acreditaban la propiedad del dinero en efectivo, joyas, automóviles y aparatos electrónicos entre otros.

Fuentes dentro de la dependencia confirmaron a este diario que existía la sospecha de un robo maquinado por funcionarios de la Fiscalía, por lo que el titular Víctor Carrancá Bourget exigió que se iniciara una carpeta de investigación.

Hasta ayer, el área de Comunicación Social en la Fiscalía General del Estado negó una postura o emitir un comunicado sobre el caso o la investigación interna que se realizará en contra de los funcionarios por la desaparición de más de 6 millones de pesos en mercancía y objetos confiscados.

* REPRODUCIDO EN SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DEL AUTOR Y DE PERIÓDICO CENTRAL DE PUEBLA