Tras su debut en este escenario en 2017, el violinista Ara Malikian regresará con su personalidad extravagante, virtuosa técnica y mezcla de géneros y ritmos en el nuevo espectáculo El corral de las comedias pórtatil, que también forma parte de La increíble gira mundial de violín.

Ciudad de México, 13 de mayo (SinEmbargo).- Con una escenografía basada en los corrales de comedias característicos del Siglo de Oro y acompañado de una banda que tomará sonidos de música clásica, rock, vals y fanfarrias de los Balcanes, entre otros, el artista español de origen libanés trasladará al público al siglo XVII.

Con sus numerosas presentaciones en los cinco continentes, Ara Malikian ha roto récords de asistencia, editó numerosos discos como solista, entre ellos el álbum 15, que le dio una postulación al Grammy Latino.

En su trayectoria destacan sus participaciones al lado de importantes directores, como Mariss Janssons y Peter Maag, así como con la Orquesta Sinfónica de Tokio, Orquesta Sinfónica de Madrid y Orquesta de Cámara de Toulouse, entre otras.

El Auditorio se llenará con sus sonidos. Foto: AraMalikian Web

Lo más singular es la historia de su violín, un instrumento que ha logrado pasar las guerras y que lo ha hecho recorrer el mundo.

“No es valioso como un Stradivarius ni nada que se le parezca, pero es muy importante para mi familia. Mi abuelo sobrevivió al genocidio armenio de 1915 gracias a que alguien le dejó este violín para que fingiera formar parte de un grupo musical. Así es como pudo llegar a Líbano y rehacer su vida. Ésa es la razón por la que mi padre se empeñó en que yo tocara el violín. De nuevo gracias a él pude huir de la guerra que se libraba en mi país desde hacía veinte años para irme a estudiar música y a trabajar a Europa”, cuenta el músico, lamentando que cuando era joven ocultaba la historia de su violín.

Dice estar muy feliz de regresar a México, donde admira el Concierto para violín y orquesta, de Manuel Ponce y donde recalará su gira La increíble gira mundial de violín, que hace un año y medio que está protagonizando, desde China, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

“En el concierto estaré con mi banda, que es un quinteto de cuerdas, una guitarra clásica o eléctrica y también una batería y una percusión, que nos trae sonidos de la world music”, declaró el miércoles.

Alma de refugiado, Ara Malikian utiliza su reconocimiento mundial para sensibilizar sobre la situación de quienes precisan con urgencia alimentos, atención sanitaria y esperanza en una vida digna.

“Estamos organizando una serie de conciertos por toda la República, para los jóvenes en situaciones difíciles, estamos convencidos de que a través del arte, depende el futuro de una sociedad”, expresó el embajador de Acción contra el Hambre y Save the Chindren.

Yo soy armenio, no soy de Armenia, dijo. Foto: AraMalikian Web

Aquí en México ha ido a ver a los mariachis tocar, una circunstancia que el músico ha aprovechado y “seguro que aprendí mucho. El tema que voy a tocar en México será una ranchera, cuyo nombre no voy a decir, para que sea una sorpresa. Es muy conocida y es hermosa, espero hacerlo bien”, afirmó.

“La música instrumental, donde no hay letra, es la música en estado puro. Es el único arte que entra en tu cuerpo, en tu corazón y en tu alma sin pasar por el cerebro. La música no hay que analizarla para que te emocione. Después de muchos años de disfrutar el escenario, llevo mucho tiempo haciendo esto, he tenido muchas fases en mi carrera, lo más importante es emocionar al público”, dijo.

A pesar de recorrer el mundo y de haber ganado muchos premios, Ara no se considera un gran violinista y dice que una de las cosas indispensables para tocar conciertos es estudiar mucho y estar dispuesto a hacer muchos sacrificios.

“Cuando yo era chico no quería tocar el violín, pero mi padre me obligaba. Lo que quería era jugar. Tengo dos sentimientos, por un lado agradezco mucho a mi padre todo lo que me obligó a hacer. Por el otro, jamás se lo haré a mi hijo”, reveló.

“Para la música hace falta mucho estudio, mucha práctica y mucha dedicación”, agregó.

A propósito del pueblo armenio, dice que está por todos lados del mundo. “Somos pocos, pero estamos por todo el mundo. Yo soy armenio, nacido en el Líbano, pero no soy de Armenia”, remarcó.