Jimena Paola es una víctima más de feminicidio en el Estado de México, la entidad federativa más violenta y la más peligrosa para ser mujer, gobernada desde más de 90 años por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). El cuerpo de la menor, de sólo 14 años de edad, apareció el pasado 10 de mayo, el Día de las Madres, en una calle del municipio de Nezahualcóyotl con una bolsa negra en la cabeza, boca abajo y con sangre en la entrepierna.

El actual Gobernador, Alfredo del Mazo Maza, un primo del Presidente Enrique Peña Nieto y miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), prometió en campaña que haría algo para detener la ola de feminicidios en esa violenta entidad. Como sucedió con el mismo Peña, no ha cumplido.

Ciudad de México, 13 de mayo (SinEmbargo).– La mujer que fue encontrada sin vida la madrugada del jueves en una calle del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, fue identificada como Jimena Paola Vargas Romero, de sólo 14 años edad. La huellas en ella muestran que fue brutalmente atacada.

La menor había salido de su casa, ubicada en en la colonia Tamaulipas Sección Las Flores, el 9 de mayo. Iba a encontrarse con una amiga.

Pero al caer la noche, los familiares de Jimena Paola, al ver que no llegaba, fueron a buscar a la amiga para preguntarle sobre su paradero. Les dijo que se habían despedido en las inmediaciones del palacio municipal, sobre avenida Chimalhuacán.

La mañana del 10 mayo, la familia fue con las autoridades para para iniciar con la búsqueda. Más tarde, uniformados les informaron sobre el cuerpo de una menor que apareció sobre las calles 19 y 29, de la colonia Estado de México, en  el mismo municipio, el cual coincidía con las características de Jimena Paola.

En un principio se dijo que se trataba de una mujer mayor, algo que es muy común en esa entidad en donde la información sobre homicidios, secuestros, extorsiones, robos y feminicidios suelen darse a cuentagotas o, de plano, no darse. El actual Gobernador, Alfredo del Mazo Maza, un primo del Presidente Enrique Peña Nieto y miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), prometió en campaña que haría algo para detener la ola de feminicidios en esa violenta entidad. Como sucedió con el mismo Peña, no ha cumplido.

Y la madrugada del día en que celebra a las madres, fue encontrado el cuerpo de una menor con una bolsa en la cabeza, rastros de sangre en la zona genital y sólo vestía unos tenis. Al lugar acudieron servicios periciales para levantar el cuerpo y trasladarlo a la Fiscalía de Homicidios del municipio mexiquense y supuestamente para “buscar indicios que permitan dar con los responsables” en una entidad en donde reina la impunidad.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México inició la carpeta de investigación correspondiente, un procedimiento normal en el que suelen quedarse las investigaciones.

El Estado de México ocupa el primer lugar como la entidad federativa más violenta y la más peligrosa para ser mujer, con un Gobierno que “en lugar de actuar de fondo maquilla cifras y trata de atender el problema con programas asistencialistas, clientelistas y electoreros que de nada sirven”, denunciaron organizaciones civiles a inicios de año.

En el Estado se México se registraron al menos 301 asesinatos de mujeres sólo en 2017. En enero del presente año se reportaron 26 homicidios dolorosos contra mujeres. El 70 por ciento del total de los asesinatos en Edomex siguen impunes, de acuerdo a información brindada por colectivos derechohumanistas.

Grisel Barrientos, activista del Frente de Mujeres del Estado de México, dijo en marzo a SinEmbargo que la situación de violencia en la entidad es muy delicada y vive una emergencia pues, confirmó, en lo que va del 2018 son al menos 60 feminicidios. Recordó que desde hace casi dos años cuentan con la Alerta de Género. “Pero la falla es que no ha sido bien implementada por parte de Gobierno estatal”.

FEMINICIDIOS EN MÉXICO

Durante el primer trimestre de este 2018, en México se resignaron 620 homicidios dolosos contra mujeres en México, según datos del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Esta cifra representa un incremento de 18 por ciento, con respecto al mismo periodo del 2017, que sumó 523.

En tanto, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) ha documentando  8 mil 904 asesinatos de mujeres de 2014 a 2017, y exhibe que sólo el 24 por ciento de los casos, es decir 2 mil 188, fueron investigados como feminicidios.

El Observatorio, conformado por 40 organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres en 22 estados del país, compartió que en su estudio “Implementación del tipo penal de feminicidio en México: Desafíos para acreditar las razones de género 2014-2017”, publicado en abril de este año, cómo “la prevalencia de la impunidad es un aliciente para la continuidad, incremento y agudización del delito de feminicidio”.

La Organización considera al feminicidio como una violación grave a los derechos humanos de las mujeres y una de las manifestaciones más radicales de discriminación y violencia contra la mujer.

De acuerdo con el comunicado, se analizaron 14 casos en los que se pudo conocer lo que la víctima y su familia viven debido a la impunidad y a la actitud de las autoridades que, desde el inicio, se resisten a reconocer, investigar y sancionar los asesinatos de mujeres como feminicidios.

“Los feminicidas no son investigados sino que incluso son considerados como víctimas y que las investigaciones en su contra se inician por el delito el homicidio culposo y no por feminicidio”, lamentan.