Carlos Slim Helú afirma hoy, en una entrevista para el diario británico Financial Times (FT), que las recientes multas impuestas a algunas de sus compañías por las autoridades de Competencia de México, no le quitan el sueño y que su vida sigue siendo igual de tranquila que hace 10 años.El pasado abril, la Comisión Federal de Competencia impuso a la compañía mexicana de telefonía celular de Slim, Telcel, una multa de 11 mil 989 millones de pesos por prácticas monopolísticas. Además, el gobierno frustró los planes de la compañía de convertirse en uno de los principales proveedores de televisión de paga en México. 

Sin embargo, en la charla con el FT el propietario de América Móvil asegura que no se siente acosado ni por sus competidores ni por las autoridades.

El que, según Forbes es el hombre más rico del mundo, habló sobre qué pasará con su riqueza cuando él muera, y tras descartar la posibilidad de cedérsela a sus hijos o a la caridad afirmó que el dinero debe ser empleado para generar trabajo, por lo que explicó que su patrimonio irá destinado a invertir en pequeños negocios “que son los mayores generadores de empleo”.

“El trabajo dignifica a quienes lo ejercen, alcanza objetivos emocionales y potencia el desarrollo”, destacó, y garantizó que sus fundaciones seguirán contribuyendo al desarrollo educativo en México.

Acerca de la situación actual de la economía mexicana, Slim afirma que “cualquiera que no esté invirtiendo ahora está perdiendo una tremenda oportunidad”.

A sus 71 años, su fortuna superaba en 2010 los 74 mil millones de dólares, aunque se estima que en lo que va del año su riqueza se ha incrementado en 8 mil millones adicionales.