Montevideo, 13 jun (EFE).- Los vuelos en el Aeropuerto Internacional de Carrasco (AIC), de Montevideo, se cancelaron este lunes por tercera vez en los últimos siete días a causa de las cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle.

“Hay ceniza volcánica sobre todo nuestro territorio y por ello las compañías han decidido no operar atendiendo a sus criterios de seguridad”, afirmó a Efe Jorge Bentos, jefe de operaciones terrestres de Puerta del Sur, la empresa concesionaria del AIC, el principal aeropuerto del país.

Según la página web de la terminal, la última operación fue el aterrizaje a las 00.38 horas locales (03.38 GMT) de un vuelo de la compañía uruguaya Pluna procedente de Sao Paulo (Brasil).

En este momento hay 34 salidas suspendidas, tres pendientes de la decisión de las compañías y ocho en horario.

Además, hay 35 llegadas canceladas, tres cuya situación aún no ha sido aclarada por las aerolíneas y seis en horario.

“Los que no son cancelados es porque las propias líneas aéreas no nos lo han dicho aún, pero en los hechos todos los vuelos están cancelados”, puntualizó Bentos.

Al margen de los vuelos a Argentina, cuyos aeropuertos están cerrados por los mismos motivos, y a Brasil, destinos ambos que acaparan las conexiones con Montevideo, los otros países perjudicados por la situación son España, Estados Unidos, Paraguay, Chile, Perú y Panamá.

La partida del vuelo de Copa Airlines en dirección a la capital panameña ya fue suspendida.

Las dos conexiones del día con Santiago de Chile, de Pluna y de la chilena LAN, también se han visto interrumpidas.

Lo mismo sucede con los vuelos de LAN entre Montevideo y Lima, y de Iberia, America Airlines y Pluna, entre la capital uruguaya y Madrid, Miami y Asunción, respectivamente.

La Dirección Nacional de Meteorología situó hoy el nivel de alerta en amarillo (llamado de atención) cuando el martes pasado, el primer día en que se suspendió el tráfico aéreo, llegó a naranja (peligroso), y el jueves, el otro día en que eso sucedió, lo rebajó a amarillo (riesgo para actividades concretas).