Bogotá, 13 jun (EFE).- Las autoridades sanitarias de los departamentos colombianos de Córdoba y Antioquia (noroeste) se encuentran hoy en estado de alerta ante un paciente presuntamente infectado con una variedad desconocida de la bacteria E.Coli.

“No está confirmado, no se ha establecido exactamente qué tipo de bacteria infecciosa sea”, dijo telefónicamente a Efe una fuente de la Secretaría de Salud de Montería, capital del departamento de Córdoba.

El paciente, precisamente un funcionario de esa dependencia en el municipio de Cereté, “será trasladado a Medellín, para recibir atención especializada”, añadió la fuente.

Este funcionario será atendido en el Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín, capital de Antioquia.

La variante agresiva de la E.Coli ha causado la muerte a 34 personas en Alemania y una más en Suecia.

El paciente, identificado como José Luis Rodríguez Hernández, un inspector de medicamentos en Cereté, se encuentra ingresado desde hace varios días en la clínica Zaima, de Montería.

Su esposa, Ana Cecilia Moreno Corrales, reveló hoy a emisoras locales que su estado de salud es grave, pues “tiene dolor abdominal intenso, diarrea y ha perdido 20 kilos de peso” en pocos días.

Rodríguez Hernández empezó a presentar problemas de salud el pasado 7 de mayo cuando fue recluido por primera vez en el hospital San Diego de Cereté.

Un primer examen clínico señaló que el paciente padecía una gastritis erosiva y después de un cultivo se detectó la presencia de la bacteria que tiene en alerta a las autoridades.

El pasado jueves el Gobierno colombiano ordenó la inspección rigurosa de viajeros y mercancías, especialmente alimentos, procedentes de Europa, para impedir el ingreso de la bacteria.

Una circular del Ministerio de la Protección Social de Colombia precisó ese día que las medidas adoptadas son recomendadas por la Organización de Mundial de Salud (OMS) por el brote de la Escherichia Coli.

La recomendación pide a las autoridades intensificar las acciones de inspección, vigilancia y control en puertos marítimos y aeropuertos, viajeros y mercancías, especialmente alimentos importados provenientes de las zonas afectadas.