Nueva York. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ha otorgado nuevos poderes para sus cerca de 14 mil agentes, que les permitirá tener mayor acceso a bases de datos o usar equipos de vigilancia para escudriñar la vida de personas de interés para ellos.

Según reportó este lunes The New York Times (NYT), el FBI planea pronto publicar una nueva edición de su manual, denominado Guía de Operaciones e Investigaciones Nacionales.

Según un funcionario citado por el Times, varios expertos han trabajado en el contenido de esta guía, que tiene nuevas normas tomadas de experiencias durante la última década y que dará a los agentes más libertad en su búsqueda de pruebas de actividad criminal o terrorista.

El ex agente del FBI, Michael German, ahora un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles, dijo a The New York Times que temía que la ampliación de poderes genere un potencial abuso.

La expansión en las búsquedas de bases de datos se refiere a la etapa más baja de las investigaciones, denominada “evaluación”, en la que los agentes investigan a personas y organizaciones sin pruebas firmes de actividad criminal o terrorista.

Bajo las reglas actuales, los agentes deben abrir una investigación antes que puedan buscar información sobre una persona en una base de datos comercial o de las fuerzas del orden.

Bajo las nuevas reglas, los agentes podrán buscar esas bases de datos sin abrir un récord sobre su decisión.

Agentes han pedido este poder, en parte porque quieren tener la capacidad de utilizar la información encontrada en la basura de un sujeto para ejercer presión sobre esa persona para ayudar al gobierno en investigaciones sobre otros.