Roma, 13 jun (EFE).- Los italianos han votado mayoritariamente contra la energía nuclear y a favor de derogar la ley del “legítimo impedimento”, uno de los “escudos judiciales” del primer ministro, Silvio Berlusconi, según los primeros datos del escrutinio del referéndum celebrado en el país y los sondeos a pie de urna.

En la consulta, en la que Berlusconi abogaba por la abstención para que no hubiera quórum, ha votado el 57,1 % del censo, según el Ministerio del Interior, lo que la hace vinculante. 

Según la empresa de sondeos EMG, para el canal de televisión La 7, entre un 92,.3 y un 96.3% de los italianos que acudieron a las urnas se expresaron en contra de volver a producir energía nuclear como pretendía el Ejecutivo, después de que la vetara otra consulta popular en 1987, tras la catástrofe de Chernóbil.

Asimismo, entre un 92 y un 96 % de los ciudadanos votaron a favor de derogar la ley del “legítimo impedimento”, que permite a Berlusconi y a sus ministros ausentarse de las vistas judiciales en su contra alegando motivos de agenda institucionales y que ya había sido invalidad parcialmente por el Constitucional el pasado enero.

Los italianos también se pronunciaron, según los sondeos y las proyecciones de voto, en contra de la privatización del agua y de que la subida de un 7 por ciento de las tarifas del servicio hídrico en función del capital invertido por los gestores del suministro.

El escrutinio oficial se desarrolla más lentamente, pero confirma la tendencia de los sondeos.

Así, en la consulta contra la privatización del agua, donde los escrutinios van más avanzados, cuando se lleva escrutado el diez por ciento de los votos, el 95.5% se decantó por el sí.

El resultado de los referendos será vinculante, puesto que la participación en las votaciones superó el 50% más uno exigido por la ley para que éstos sean válidos.

Los cuatro referendos son vistos en Italia como un nuevo test sobre el apoyo a Berlusconi tras el revés electoral sufrido en los últimos comicios municipales, cuando su partido perdió la alcaldía de Milán, ya que se decidía sobre dos leyes fuertemente defendidas por su Ejecutivo, como la vuelta a la energía nuclear y uno de sus escudos judiciales.

El secretario general del opositor Partido Demócrata (PD), Pierluigi Bersani, señaló en rueda de prensa que los resultados muestran el “divorcio” existente entre el Gobierno y el país, al tiempo que pidió la dimisión de Berlusconi.

“Lo pedimos desde hace un año. Tras estas votaciones Berlusconi y el centroderecha deben reflexionar, no hacerlo es de irresponsables”, señaló Bersani.

En la misma línea se expresó el líder del progresista Italia de los Valores (IDV), el exmagistrado Antonio Di Pietro, quien calificó el resultado de “extraordinario” y subrayó que demuestra que Italia es “un país vivo, que cree en la Constitución y que en los momentos importantes sabe hacer oír su voz”.

A esta cita con las urnas estaban llamados 50 millones 418 mil 689 italianos, incluidos los 3 millones 299  mil 905 residentes en el extranjero, cuyos votos todavía no han sido contabilizados.

Hacía 16 años que en Italia un referéndum de carácter abrogativo no salía adelante por falta de quórum.