México, 13 jun (EFE).- Los marinos “llevaron a cabo un asalto nocturno sin orden judicial” el 5 de junio, obligaron José Fortino Martínez Martínez a introducirse en un vehículo militar y se lo llevaron de su casa en Nuevo Laredo, Tamaulipas, informó Amnistía Internacional (AI) en un comunicado.

Según la organización defensora de los derechos humanos, que cita  el testimonio de la esposa de Martínez Martínez, las autoridades han negado tener conocimiento del arresto o del paradero del detenido.

Por ello se han abierto ya denuncias ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la fiscalía federal.

Los familiares, acompañados de autoridades municipales y de la fiscalía federal, visitaron la base de la Marina en las afueras de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas, en la que un miembro de la institución se negó a recibir la notificación de denuncia o a facilitar información.

“La policía y las fuerzas de seguridad, incluidas unidades del Ejército y la Marina, detienen habitualmente, sin orden judicial, en las zonas más violentas del país, a sospechosos de estar relacionados con organizaciones delictivas”, explicó AI.

“Sin embargo, según la información recibida por Amnistía Internacional, no parece haber una razón clara para la detención de José Fortino Martínez Martínez”, añadió.

Por ello, la organización internacional pidió una investigación sobre la “aparente desaparición forzada” y protección para la familia, además de que exhortó a la ciudadanía a que escriba a las autoridades para que rindan cuentas.

El estado de Tamaulipas es uno de los más violentos de México por la guerra que libran organizaciones criminales por el control de las rutas para el trasiego de drogas hacia Estados Unidos.

Desde diciembre de 2006, el Ejército y la Marina se han situado en primera línea del combate antinarcóticos, lo que ha ocasionado denuncias y críticas por abusos a los derechos humanos.