Cuando Zamia Fandiño se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama, sudando y con la sensación de que había matado a alguien. Luis Vega, quien la dirige en la obra “Trastocadas”, la tranquilizó: “Es normal, estás en el proceso de metamorfosis del personaje”.

Ciudad de México, 13 de agosto (SinEmbargo).- Ese no ha sido el único sueño que, en las últimas semanas, ha hecho sudar a Zamia, quien vive en una casona de los años 40 del siglo XX, con piso de duela de madera y techo alto. Este lugar ha contribuido a que en otra ocasión, por ejemplo, se haya despertado porque había gusanos.

La obra forma parte de la actual temporada (la número 26) de Teatro en Corto (en el foro de la colonia Nápoles, calle de Yosemite 40) y se estrenó este fin de semana.

“Mi personaje es el de una chica que tiene personalidad múltiple, sufre de síndrome de Cotard y está en un hospital psiquiátrico. La obra narra todo lo que le pasa a partir de sus cambios de personalidad”, cuenta Zamia, quien se preparó leyendo libros de casos médicos y películas que han documentado esta enfermedad.

“Las veía una tras otra y en la noche. Ha sido muy duro, me documenté bastante pero hubo un momento en que empecé a tener pesadillas, llegué a soñar que me comían los gusanos, que  me salían por el cuerpo, o que me violentaba de una manera que nunca me había pasado”.

quien lo padece redunda en la idea de que cree estar muerto y sentir que su cuerpo se pudre. Foto: Especial

UNA CARRERA SIN PARAR

Zamia, cuya carrera de 16 años la ha llevado a participar en series como El Capo, Los Plateados, Capadocia reflexiona sobre este proceso creativo: “Creo que soy una persona muy equilibrada pero ver tantas películas de terror como Psicosis, de Hitchcock , El Resplandor, de Kubrick en la madrugada entre muchas otras, aunado a que vivo en una de esas casas antiguas de techos altos, de madera vieja y eso ha contribuido a las pesadillas. La verdad sí hubo un momento que tuve miedo”, confiesa.

Y aunque el estrenó ya sucedió este fin de semana, Zamia Fandiño insiste en seguir preparándose. “La idea es profundizar en la locura, muchas veces esos personajes transitan en la locura. Oscila entre la violencia, sentirse muerta y este otro delirio de que le cambiaron a su esposo”.

El síndrome de Cotard efectivamente se caracteriza por provocar un delirio de negación y quien lo padece redunda en la idea de que cree estar muerto y sentir que su cuerpo se pudre. De ahí las pesadillas que, en el tono de La Metamorfosis, de Franz Kafka, han despertado a Zamia en su casona del siglo pasado.

La idea es profundizar en la locura, muchas veces esos personajes transitan en la locura. Foto: Especial

Trastocadas se presentará en Teatro en Corto los fines de semana con funciones cada media hora desde las 20:00 hasta las 22:30 horas. Con Zamia Fandiño, alternan funciones Sharon Gaytán, Tania Ángeles y Ana Karen Salgado.

“Desde los ensayos, me di cuenta de que al terminar me daba mucha hambre, como nunca antes me había dado. Me di cuenta de que no era algo normal, que es un texto que exige un cambio de personalidad además de un esfuerzo físico y sicológico muy fuerte”, dice la actriz.

Además de la obra, Zamia Fandiño está grabando una serie de televisión que se llama Las malcriadas, dirigida por Moisés Ortiz Urquidi en Tv Azteca. Estrena esta semana El Capo, por el canal FX y El Capitán, por Imagen Televisión.

Fandiño señala que atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera: “Soy una actriz que busca que su trabajo esté cerca del arte. Siento que la locura que se maneja en la obra nos puede llevar a un destello único de creatividad, de alguna manera estoy en esa búsqueda de ser perfeccionista. Es justo lo que estoy buscando en los personajes”.