Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 13 de septiembre (SinEmbargo).– Fuerzas de la Policía Federal, apoyadas con tanquetas, tomaron esta tarde de viernes el Zócalo del Distrito Federal, en poder de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) desde el 19 de agosto pasado.

Grupos de maestros y encapuchados que permanecían en la plancha de esa plaza pública se resistieron en un principio, pero el Zócalo fue asegurado pocos minutos después de iniciado el operativo federal.

Aproximadamente a las 16:30 sólo 20 maestros del Istmo de Tehuantepec permanecían en el Zócalo, no habían alcanzado a levantar sus casas, cuando los policías entraron a la plaza principal por la calle Corregidora.

Después los granaderos se dirigieron a las calles de Venustiano Carranza y 20 de noviembre donde los docentes habían instalado barricadas de resistencia. Las resistencias que estaban en la calle de Palma y 16 de septiembre fueron derribadas.

Cuando los maestros dieron retirada ante la avanzada de los elementos de seguridad, los policías comenzaron a festejar haciendo ruido y aplaudiendo con las macanas como señal de triunfo.

Quince minutos después, el Zócalo y zonas aledañas estaban vacías, los comercios permanecían cerrados y las calles parecían campo minado.

Empleados del Gobierno del DF iniciaron con la limpieza de la Plaza de la Constitución luego de que fue liberada.

Sólo algunos maestros y grupos de encapuchados (presuntamente “anarquistas”) respondieron con palos y tubos, y lanzando proyectiles contra los agentes federales.

Los enfrentamientos entre policías, maestros y “anarquistas” se extendieron por distintas calles. Varias columnas de humo se levantaron sobre las principales calles del Centro Histórico. Se escucharon “cuetones” explotar en las barricadas en las que se pudieron observar tubos, palos, tanques de gas y oxígeno, piedras y hasta 2 excavadoras.

Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

En los primeros momentos del operativo federal se reportaron enfrentamientos, pero además arrestos. Minutos después del inicio del operativo, la barricada en la calle de República de Cuba y Tacuba se convirtió en una de las de mayor resistencia. También otra en Venustiano Carranza y 20 de Noviembre.

En la calle de Izazaga manifestantes y policías antimotines se enfrentaron, por lo que al lugar tuvieron que arribar dos tanquetas de agua que replegaron a los inconformes.

Sobre Lázaro Cárdenas se registró otro choque entre ambos grupos, que culminó con un contingente de maestros encapsulado por elementos de la Policía Federal. Derivado del enfrentamiento un número indeterminado de personas resultó con heridas.

De acuerdo con reportes de prensa se informó que la gente rodeada por los agentes policiales no está detenida. Entre ellos se encuentran Rubén Núñez, líder de la CNTE en Oaxaca, Francisco Bravo, del DF, y Juan José Madrigal, de Michoacán, quienes en breve ingresarán a una reunión en la Secretaría de Gobernación.

Más tarde, también sobre Eje Central, se registró otra batalla entre policías federales y personas procedentes de las movilizaciones del Zócalo.

A través de las redes sociales se informó sobre la detención, aparentemente arbitraria, de Alfonso Hernández, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, quien esperaba a una persona sobre la calle de Mesones.

Asimismo, circula un video en donde se aprecia un contingente de civiles marchando junto a policías. De acuerdo con la información que acompaña al video, los civiles y los agentes se dirigían hacia el Zócalo previo al desalojo.

De acuerdo con el Comisionado Manuel Mondragón la cifra oficial de detenidos asciende a al menos 20 personas. En cuanto a los heridos, dijo que 15 policías resultaron con golpes contusos, de los cuales dos fueron trasladados al hospital.

“El funcionario federal afirmó que a pesar de los enfrentamientos que se registraron a lo largo de la tarde en el Centro Histórico, hubo “saldo blanco”.

En su cuenta de Twitter, Mondragón tuiteó: “La @PoliciaFedMx recuperó la Plaza de la Constitución, en estricto apego a los derechos humanos”.

Alrededor de las 18:00 horas cientos de maestros de la sección 22 de Oaxaca se concentraron en el Monumento a la Revolución. Se informa que los docentes analizan si permanecerán ahí.

La dirigencia de la Sección 22 de la CNTE pidió a las autoridades federales garantías de seguridad para sus integrantes a cambio de levantar el plantón que mantenían en el Zócalo.

Eduardo Sánchez, vocero de seguridad, advirtió antes del operativo que algunos maestros estaban preparándose con bombas molotov y otros proyectiles para resistir. Pero también dijo que sólo unos 800 o 900 mentores son los que resisten.

Líderes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), autoridades del Gobierno del Distrito Federal (GD) y mandos del gobierno de la República dialogaron antes, con la intención de lograr el desalojo voluntario. Algunos profesores se fueron, pero no todos; esos son los que se están resistiendo.

La Secretaría de Gobernación (Segob) puso como plazo hasta las 12:00 horas de este día para que los maestros de la Coordinadora desocupen la plancha del Zócalo capitalino. Sin embargo, luego de las negociaciones, se impuso un nuevo margen a las 4 de la tarde de este mismo día. Héctor Serrano, Secretario de Gobierno del DF, dijo antes que había “buena disposición de los maestros”.

A los maestros se les ofreció el Monumento a la Revolución o la Plaza de Santo Domingo como alternativa al Zócalo.

También antes de iniciarse el desalojo, Manuel Mondragón, comisionado nacional de seguridad, dijo que “se les dieron dos horas para desalojar y yo tengo la responsabilidad de dejar que la plancha del Zócalo quede libre”.

“Tengo la instrucción del Secretario de Gobernación de actuar, y actuaremos”, señaló. “Todo mi operativo está listo, analizado, y en el plazo que se dé, tenemos que actuar. Lo vamos a hacer. Si tenemos que detener gente lo vamos a hacer, los vamos a remitir a las procuradurías correspondientes”.

“El gobierno de México ha hecho lo imposible para que actúen de otra manera. [Los maestros] han lastimado a la Ciudad de México y esto ya está llegando a su límite”, agregó.

Antes, el secretario general de la Sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez, dijo que “recibimos una llamada de la Secretaría de Gobernación de que o la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación libera este espacio, o será retomado”.

El líder sindical también dijo que por determinación del magisterio se decidió “reforzar” el campamento que mantienen en el Zócalo capitalino, pese a que, aseguró, “hay un nuevo ultimátum del gobierno federal para que desalojemos la Plaza de la Constitución al mediodía”.

Muchos de los manifestantes comenzaron a levantar sus casas de campaña; sin embargo afirmaron que no se van a ir y que sólo han levantado una parte del campamento “como medida precautoria”.

Los maestros recibieron esta mañana apoyo del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos envió a 50 visitadores adjuntos para vigilar el operativo de la Policía Federal implementado en el Centro Histórico. Personal de comunicación social de la CNDH precisó que la presencia de su personal se lleva a cabo para “verificar que todo se realice conforme a derecho”.

Otro grupo de maestros tomó unas vallas de seguridad y las colocó en los accesos al Zócalo, pues aseguran que no se irán.

Mientras tanto, dos helicópteros de la Policía Federal han hecho vuelos sobre el Centro Histórico, lo que generó preocupación entre los profesores.

Además, arribaron a las inmediaciones  de la plancha de la Plaza de la Constitución dos tanquetas y  20 camiones y camionetas de la Policía Federal.

Por otra parte, trabajadores del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, comenzaron a ser desalojados.

Más tarde, un grupo de maestros tomaron un trascabo que realizaba una serie de obras en el Zócalo, pasaron sobre tiendas de campaña instaladas en Monte de Piedad y lo dirigieron a una de las barricadas que tienen. Sobre el vehículo, los profesores portaban palos y tubos.

Ayer, el dirigente de la Sección 9 de la Coordinadora en el Distrito Federal, Francisco Bravo, afirmó que  “todo apunta” que levantarían el plantón que mantienen en la Plaza de la Constitución para no interferir en los festejos de las fiestas patrias.

“No nos interesa interferir en un acto que consideramos es del pueblo y de la gente, solamente lo estamos transitando con los compañeros de las escuelas porque son los procedimientos de definición”, dijo el líder magisterial.

Horas antes el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, había ofrecido estudiar las peticiones de los maestros de la CNTE, pero al concluir el diálogo con los funcionarios, los docentes afirmaron que no había habido avances y que evaluarían las siguientes movilizaciones.

Durante  aproximadamente un mes, los miembros del magisterio se han manifestado en distintos puntos de la capital para mostrar su rechazo a la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto.

Mientras los maestros se movilizaban, las criticas en su contra iban en aumento. Incluso, las protestas llegaron a los golpes el pasado miércoles –durante su segundo paro nacional– y al menos una veintena de policías resultaron lesionados.